29 oct. 2014

Ébola

Ya está aquí, aprovechando la movilidad de un mundo globalizado en el que se mueve el dinero, el comercio, la información y la gente, el Ébola ya está aquí.
Esto no es una novedad; ya antes lo habíamos visto, incluso en sociedades más antiguas y sedentarias, y también en el mundo de hoy, los nombres de Marburgo, SIDA, gripe, Lassa y Hantavirus lo dicen todo pero parece como si, de repente, se hubiera cobrado conciencia. 



La sucesión de los acontecimientos comienza en el momento en que aparece la epidemia en la lejana África; habitualmente los brotes de Ébola conocidos se habían producido en aldeas perdidas en la selva pero esta vez el virus ha llegado a territorio urbano y de ahí se ha difundido por varios países africanos: Guinea, Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Senegal. Con estos antecedentes podemos comprender las declaraciones de los expertos en Salud Pública de Francia: "no se trata de saber si el virus va a llegar a Europa sino de cuándo llegará".



Las condiciones de esos países hacen necesaria la presencia de médicos y enfermeras occidentales en su mayoría pertenecientes a ONG,s y organizaciones religiosas de caridad; para estos abnegados trabajadores el riesgo es mucho y hubo contagios. ¿Deberíamos traer a nuestros cooperantes enfermos? Hay división de opiniones aunque la OMS y médicos sin fronteras aconsejaron traerlos y en España se produjo un contagio del segundo repatriado. 




En USA, un ciudadano liberiano, enfermo y todavía asintomático, residente en Dallas y recién llegado manifestó los síntomas, fue llevado al hospital contagiando a una enfermera y después a otra. Tanto en USA como en España se ha acusado a las autoridades de no haber formado suficientemente a los trabajadores, de lo poco adecuado de las instalaciones y de descargar la culpa sobre los propios enfermos (en USA lo hizo discretamente el CDC de Atlanta).





La incapacidad de las autoridades españolas para informar a la población y evitar los bulos fue grande pero el fiscal de Dallas no se ha quedado a la zaga pretendiendo encausar al enfermo liberiano (se libró al morir) y a la enfermera (se libró por amenazas sindicales).



Ahora será necesario hacer una auditoría sobre las actuaciones y un análisis de peligros y puntos de control críticos para volver a elaborar el protocolo de actuación.


PD. Dos artículos muy interesantes (y discutibles) sobre el tema.

El Confidencial.


En las últimas 72 horas, España ha estado sumida en un caos informativo y social con las continuas noticias y bulos precipitados sobre el virus del Ébola, cuyo primer caso europeo ha sido detectado en Alcorcón. Una auxiliar de enfermería que atendió en el hospital Carlos III a los dos misioneros españoles infectados que fueron repatriados para ser tratados en España dio positivo en las dos pruebas realizadas para corroborar si estaba contagiada. El testimonio contradictorio que ha ofrecido la afectada, Teresa Romero, desde que le subió la fiebre por primera vez el 30 de septiembre ha contribuido a difundir un bombardeo de informaciones que chocaban entre sí.1. ¿Falló el protocolo o hubo error humano? El guante que rozó la cara
La afectada ingresó la madrugada del lunes en el hospital Carlos III de Madrid y, desde que fue aislada en el recinto hospitalario de Alcorcón unas horas antes, mantenía que había seguido a rajatabla el protocolo que le indicaron en el hospital cuando atendió a los enfermos contagiados. Una y otra vez negó que hubiera habido un contacto directo con la piel. Pero su declaración dio un giro de 180 grados ayer cuando, primero ante los médicos y después en una de las numerosas entrevistas que concede desde su habitación supuestamente aislada, reconoció que pudo haber cometido algún fallo cuando se retiraba el traje protector después de limpiar la habitación del religioso Manuel García Viejo, fallecido el 25 de septiembre. Cree que el contagio se produjo al llevarse los guantes a la cara mientras se quitaba el traje.


2. Fue a su médico con décimas y le dejó seguir de vacaciones. Un silencio inexplicable
Otro gran punto de controversia en estas frenéticas jornadas era por qué no se la aisló desde el martes 30, cuando la enferma presentó el primer cuadro clínico febril, aunque no llegó nunca, según su versión, a los 38,6 grados que marca la Organización Mundial de la Salud como la temperatura a partir de la cual debe aplicarse el protocolo del ébola. Los primeros titulares cargaban contra el sistema de salud, que había permitido que la enfermera acudiera a su médico de cabecera y siguiera tranquilamente de vacaciones.
Ayer se supo, igualmente por sus declaraciones, que Teresa no contó a su doctor, que le atendió en el centro de salud, que había estado en contacto con los dos misioneros infectados por el virus. Además de ocultar esta valiosísima información, que habría cambiado el rumbo del caso, al salir del recinto hospitalario se fue a una peluquería para que le hicieran la cera. Las dos esteticistas que la atendieron también están en cuarentena, por si acaso fueron contagiadas. Curiosamente, esta conducta choca frontalmente con la precaución que la paciente mantenía en su casa para no infectar a su marido, que también está bajo vigilancia: dormían en habitaciones separadas y no utilizaban la misma ducha desde que comenzó a tener unas décimasIncluso, no se fue con su madre a Galicia como pensaba.
Fue después, cuando empezó a encontrarse peor, cuando llamó al 061 y una ambulancia acudió a por ella para trasladarla al Hospital de Alcorcón, donde le confirmaron el diagnóstico. La temperatura que le marcaba el termómetro era de 37,6, inferior a la que indica la OMS, pero se cree la paciente se pudo haber tomado algún medicamento antes que le hiciera bajar la temperatura. Los enfermeros que la trataron iban vestidos como suelen habitualmente, sin ninguna medida de precaución, porque una vez más Teresa no alertó de sus antecedentes con enfermos de ébola.


La ingresada aseguró en conversación telefónica con diversos medios de comunicación que se enteró de que estaba infectada por la prensa. Horas después, el propio consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid desmintió radicalmente esta afirmación: “Ella y su marido fueron los primeros a los que se les comunicó que había dado positivo”. Según la afectada, ella le preguntó al médico por el resultado, pero este no se lo quiso decir.
3. Excalibur: de un asesinato a una medida preventiva
Excalibur, el perro de la auxiliar de enfermería que llevaba tres días encerrado en el piso del matrimonio aislado, fue sacrificado por orden judicial en medio de un culebrón que ha copado las portadas nacionales e internacionales. A media tarde de este miércoles, una furgoneta de la Universidad Complutense de Madrid trasladó al perro mientras decenas de personas concentradas en la puerta de la urbanización donde reside la pareja gritaban “asesinos” y se producían incidentes con las fuerzas del orden.
Sus protestas responden a la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que, como medida preventiva, ordenó sacrificar al perro de la pareja por entender que “supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre”, ya que “vivía en estrecho y permanente contacto” con la paciente.


El esposo de la paciente se negó desde el primer momento a que sacrificasen a su mascota y denunció en las redes sociales –en vídeos grabados desde su habitación en aislamiento– las intenciones de las autoridades de sacrificarlo, tras lo cual ha recibido numerosas muestras de solidaridad. De hecho, más de 300.000 personas firmaron una petición en la web Change.org en la que se pide poner en cuarentena o aislamiento a la mascota. Desde que se lanzó este anuncio, el debate giró en torno a si era necesario su sacrificio o bastaba con ponerlo en cuarentena. En un principio, la mayor parte de pronunciamientos científicos tildaban de irresponsables a las autoridades. Entre ellos, Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Veterinaria, que abogaba contundentemente por aislar y estudiar al perro y criticaba duramente su sacrificio.
Apenas 12 horas después, el mismo Badiola cambiaba su criterio y decía entender que la Sanidad madrileña hubiera optado por el sacrificio como "principio de precaución". Badiola indicaba ayer que mantener vivo a Excalibur conllevaría "el mismo protocolo que se le aplica a los humanos, habría que tenerlo en una instalación de bioseguridad p4", algo que, a su juicio, probablemente "no debe ser fácil". "Somos expertos, especialistas y trabajamos en salud pública y entendemos los criterios de Salud Pública y el principio de precaución", ha añadido. A esta tesis se sumaba también el catedrático y rector de la UIMP, César Nombela.
4. ¿Sólo España repatría? EEUU, Alemania, Noruega, Gran Bretaña...
La última gran pregunta que se hace gran parte de la sociedad en las últimas jornadas es si hubiera sido mejor dejar a los dos repatriados en África y haber enviado allí el material médico necesario para intentar salvarlos. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, sacó pecho ayer ante estas insinuaciones y recalcó que el Gobierno hizo lo que tenía que hacer. “Todos los países serios que se han encontrado con este problema han actuado de la misma manera”, añadió. Estados Unidos (donde ayer falleció el primero de los infectados que ingresó en el país), Reino Unido, Francia, Alemania y Noruega han sido los países que también repatriaron a sus vecinos infectados en el continente africano. Sin embargo, es España el país que ostenta el dudoso honor de ser el primero de todos ellos en el que se produce el primer infectado del virus que no ha pisado África.

 http://www.elconfidencial.com/espana/2014-10-09/el-foco-el-aislamiento-la-repatriacion-y-el-perro-cuatro-preguntas-que-se-van-aclarando_232685/


Ébola: la divulgación de una mentira

Aunque los telediarios y la prensa hablan todos los días de “estragos” y de “catástrofe”, la realidad es que la epidemia del virus del Ébola sigue manteniendo una magnitud bastante modesta.
La prensa habla de 2.400 muertos en toda África mientras escribo estas líneas, pero incluso esta cifra no acaba de ser exacta.
Si accede a la página de la web de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que trata este tema, se dará cuenta de que de hecho hay 1.044 fallecimientos cuya causa oficial declarada es el virus del Ébola, según la última actualización que ha hecho pública la OMS. El resto son por el momento “probables” o “posibles” casos de muerte por ébola. (1)
Por supuesto, se trata de 1.044 muertes innecesarias y lamentables, pero debería compararse esta magnitud con la cifra de 1,4 millones de muertes anuales por tuberculosis o con la de 855.000 muertes al año por paludismo (y eso que éstas últimas están bajando tras el pico de 1,2 millones de muertes al año que alcanzó en 2004). O con los más de 3.000 fallecimientos que provoca todos los años la gripe estacional en España, teniendo en cuenta muertes directas y las producidas al potenciar otras enfermedades en pacientes cardiorrespiratorios (de 3 a 5 millones en todo el mundo según la OMS). (2)





Muy poco contagio

Las imágenes de sanitarios con las mascarillas puestas y monos integrales para acercarse a los enfermos sospechosos son delirantes y dignas de una película mala de ciencia ficción.
Y es que el virus del Ébola no se transmite en absoluto con tanta facilidad.
Se necesita un contacto directo con un líquido biológico como la sangre, las heces o los vómitos u otros líquidos corporales de animales o personas infectadas, tal como reconoce la OMS. No hay forma de que se transmita por vía aérea. Es decir, aunque alguien hable o tosa, no expandirá el virus del Ébola por el aire.
Dicho de otro modo, el virus del Ébola es comparable al sida por su medio de propagación. Hay que estar realmente en contacto con la sangre o un líquido biológico del enfermo para exponerse al riesgo de contaminación.
Eso significa, explica el profesor Bruno Marchou, jefe de servicio de enfermedades infecciosas y tropicales del Hospital de Purpan, en Toulouse, que el virus del Ébola: “no alcanzará el estadio de pandemia. En Conakry (capital de la República de Guinea), hubo en un inicio varias decenas de casos entre el personal hospitalario. Pudieron superarlo aplicando medidas de higiene estándar sencillas que frenaron la propagación del virus entre el personal”. (3)
Estas medidas de higiene no tienen nada de magia: “Quien se ocupa de un paciente tiene que cubrirse las manos con guantes. Si el paciente vomita, también hay que taparse la cara. Es el abecé de la profesión, lo hacemos todos los días”, prosigue.

«Una mortalidad de entre el 20 y el 90% de los casos»

Sandrine Cabu, de Médicos sin Fronteras, en una entrevista publicada en el diario francés Le Monde, cuenta que el virus del Ébola tiene “una tasa de mortalidad de entre el 20 y el 90% de los casos”.
¿A qué se debe una horquilla tan absurdamente amplia?
A que el virus del Ébola es sobre todo peligroso cuando se trata mal. Las personas mueren por deshidratación o hemorragias, pero el tratamiento consiste entonces sencillamente en hidratar o en someter al paciente a transfusiones, no en darle una vacuna ni un hipotético medicamento. No hay que creer lo que pretende la industria farmacéutica, a la que le encantaría poder vender a los gobiernos unos polvitos mágicos como hicieron con el Tamiflu cuando se produjo la alarma por gripe AH1N1.

«Los nuevos medicamentos no son la solución contra el ébola»

La solución contra la epidemia consiste en respetar medidas sencillas y de sentido común: higiene, nutrición adecuada, vitamina C y vitamina D.
Según Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, la herramienta más eficaz contra el ébola es aplicar los cuidados básicos a los enfermos.
La verdadera prioridad debería ser crear infraestructuras médicas en los países afectados para suministrar a los enfermos el apoyo médico básico como la hidratación y la transfusión sanguínea. Esto surtiría mucho mayor efecto sobre la salud que la distribución aleatoria de medicamentos experimentales” (4)
Según Thomas E. Levy, autor de un artículo reciente sobre los remedios potenciales contra el virus del Ébola (5):
Hasta el día de hoy, no hay un solo virus sometido a prueba que no haya sido inactivado por una cierta dosis de vitamina C. Uno de los medios prioritarios para destruir el virus, o programar su destrucción por parte del sistema inmunitario, es activar la ´reacción de Fenton´. En pocas palabras: dicha reacción puede producirse en el interior del virus, en las células donde los virus se replican y en la superficie de los propios virus”.
Por lo tanto, no hay razones para sospechar que el virus del Ébola se transforme brutalmente en una pandemia en el continente africano, y menos aún en el resto del mundo.
Pero no cabe duda de que esta psicosis puede servir a los intereses económicos de algunos.

Curar el ébola con una vacuna es como tratar la diabetes con píldoras

Las promesas de las píldoras que lo curan todo son a menudo un obstáculo que impide llegar a soluciones reales, naturales y… mucho más eficaces. Mire este vídeo. Está repleto de ejemplos y consejos sencillos y demostrados contra la diabetes, la artrosis, la hipertensión, la depresión…

Sembrar el pánico: un negocio muy lucrativo

El pánico en torno al virus del Ébola recuerda a la gripe aviar de 2005 y a la gripe porcina (AH1N1) de 2009.
Se aprovecharon estas dos “pandemias inminentes” para manipular burdamente a la opinión pública y así justificar una vacunación masiva de poblaciones enteras que resultó acarrear terribles efectos secundarios, entre ellos la narcolepsia, un grave trastorno del sueño, como ya comentamos en Tener S@lud. (6)
En 2009, la OMS predijo que un tercio de la población mundial podría estar afectada por la gripe AH1N1, con efectos impredecibles. El julio de 2009, la entonces ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, anunciaba orgullosa que el Gobierno español había acordado con dos de las más importantes empresas farmacéuticas del mundo la compra de la friolera de 37 millones de dosis de vacunas contra la gripe A al “módico” precio de 266 millones de euros. Doce meses después, sólo se habían vacunado tres millones de personas. Millones de dosis se guardaron como “reserva estratégica” (después se donaron a la Organización Panamericana de Salud) y el resto tuvieron que ser destruidas (y con ello millones de euros se volatilizaron).
En cuanto al famoso medicamento antiviral “milagroso”, el Tamiflu, su efecto real no era más que reducir la duración de los síntomas a menos de un día, sin poner freno alguno al número de hospitalizaciones. Un estudio británico concluyó que la distribución del Tamiflu contra la gripe AH1N1 tuvo como único efecto… malgastar 500 millones de libras esterlinas.
En efecto, la temporada de gripe de 2009 resultó ser finalmente menos grave de lo habitual, a pesar de la presencia de la cepa AH1N1. Además, resultó que numerosos supuestos casos de gripe AH1N1 ni siquiera fueron casos de gripe, sino simples resfriados, lo cual recuerda al famoso caso del virus del Ébola en Berlín el mes pasado que finalmente acabó siendo… una gastroenteritis.

Jugar con fuego

Los titulares excesivos con los que machaca la prensa día si y día no, según mi opinión, son muy peligrosos:
La OMS decreta una emergencia de salud pública a nivel mundial France 24, 20 de agosto de 2014.
Ébola sin control El País. 5 de septiembre de 2014
Los científicos ven un futuro calamitoso en la crisis del ébola” The Times. 12 de septiembre de 2014
Esta psicosis está sembrando un desbarajuste en África, donde algunos gobiernos ya han empezado a cerrar sus fronteras, movilizar a sus ejércitos para reprimir a las poblaciones e incluso a aislar sin razón a decenas de miles de desdichados, hombres y mujeres, ancianos y niños puestos en cuarentena y que están protagonizando escenas desgarradoras, como la huida de personas aisladas de hospitales y centros de aislamiento, su persecución por parte de la población, toques de queda, personas sanas hacinadas como sospechosas en habitáculos de pocos metros bajo supervisión policial…
Las extraordinarias medidas que están imponiendo los países afectados por la epidemia de ébola están generando los primeros problemas de seguridad ciudadana. Este miércoles, las calles de Monrovia, la capital de Liberia, fueron el escenario de enfrentamientos cuando decenas de ciudadanos de West Point, barrio en torno al cual se ha decretado una cuarentena sanitaria, comenzaron a arrojar piedras a la policía, que respondió con gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. Los vecinos estaban muy enfadados porque se encontraron por la mañana todos los accesos bloqueados con barricadas levantadas por la policía con muebles y alambres de espino, lo que les impedía ir a trabajar o a comprar al mercado”. El País (citando a la agencia AFP). 21 de agosto de 2014

«Disparar a matar»

El sábado 23 de agosto supimos que “El Parlamento de Sierra Leona ha convertido en delito penado con hasta dos años de cárcel alojar a enfermos de ébola, en un intento por frenar la diseminación del mortífero virus, anunció el ministro de Justicia”, según publicó el diario El Mundo citando a la agencia Reuters. Y es que el miedo y el temor a ser estigmatizados ha hecho que muchas familias oculten a sus miembros afectados.
El 18 de agosto, todavía peor: el Gobierno de Liberia ordena a sus soldados “disparar a matar” sobre todo aquel que intente cruzar la frontera, supuestamente para evitar que se propague la epidemia. (7)
Estas reacciones totalmente excesivas corren el riesgo de provocar una verdadera catástrofe humanitaria, mucho más grave que el propio virus del Ébola.
Del mismo modo, se empiezan a tomar medidas contra los africanos:
A escala internacional, los ciudadanos de esos países son sometidos a una cuarentena cada vez más estricta con el cierre de fronteras, la suspensión de vuelos por parte de la mayoría de compañías aéreas que los ofrecen, la repatriación de los miembros de las familias del personal diplomático en dichos países, la anulación de conferencias internacionales, la deslocalización de acontecimientos deportivos, etc.”, apunta Le Nouvelle Observateur. (8)
En Corea, han estallado verdaderas reacciones racistas contra los africanos, a quienes se prohíbe entrar en determinadas tiendas. (9)

El mito del pasajero infectado en un avión

Al escuchar a las autoridades y a los periodistas, podríamos creer que puede estallar una epidemia de ébola en cualquier momento en Europa: basta con que un africano afectado por la enfermedad llegue en avión y desembarque.
Esta hipótesis es totalmente irreal. Sólo pone de manifiesto una ignorancia absoluta hacia lo que es en realidad el virus del Ébola.
No debemos sucumbir ni a la psicosis ni a una forma de racismo no declarado.
La epidemia del virus del Ébola no podrá encauzarse correctamente en África si no cesa toda forma de violencia y de represión. Hay que dejar que cada paciente sea atendido tranquilamente por un personal con una formación médica básica y que adopte las medidas de higiene adecuadas.
No debemos enviar ni cargamentos de vacunas a África ni medicamentos. Eso no serviría más que para enriquecer a los laboratorios farmacéuticos y para provocar daños todavía más graves producidos por los efectos secundarios de los medicamentos.





Fuentes:
  1. OMS (Organización Mundial de la Salud): “Brote de enfermedad por el virus del Ebola en África Occidental”
  2. Datos del informe revelado en la XX Conferencia Internacional sobre el Sida, celebrada en Melbourne (Australia) del 21 al 25 de julio de 2014.
  3. Ladepeche.fr. 14 de agosto de 2014
  4. USA Today. 6 de agosto de 2014
  5. Naturalhealth365.com. 3 de agosto de 2014
  6. Salud, Nutrición y Bienestar: “Confirmado: miles de casos de narcolepsia provocados por la vacuna contra la gripe A / H1N1″. 21 de Agosto de 2013.
  7. Sky news. “Shoot-on-sight order in Ebola-wary Liberia”. 18 de Agosto de 2014.
  8. Le Nouvelle Observateur: “Ebola: ignorance, paranoïa et mise en quarantaine”, 21 de agosto de 2014.
  9. Le Nouvelle Observateur: “Ebola: ignorance, paranoïa et mise en quarantaine”, 21 de agosto de 2014.                                                                            http://luchaporlaverdad.wordpress.com/2014/09/24/ebola-la-divulgacion-de-una-mentira/

No hay comentarios: