13 oct. 2016

Bob Dylan premio Nobel







La Segunda Guerra Mundial supuso el fin de un mundo... y la aparición de otro. De repente había nacido una clase social de gente adulta joven con poder adquisitivo y que no tenía que trabajar. La revolución juvenil tuvo sus profetas y sus poetas, y Bob Dylan es uno de ellos. Le han dado el Nobel y con ello se premia una música, una retórica de alguien que canta este mundo en cambio.
Por una vez el comité del Nobel ha acertado; recuerda algo que siendo conocido en todo el mundo es arte y es crítica.

12 oct. 2016

Defensa de la Hispanidad


Día de la fiesta nacional, como todos los años se manifestarán por las calles de España grupos de hispanoamericanos protestando por lo que llaman el genocidio indio; y es que nuestra fiesta se celebra el día de la raza, es una fiesta inclusiva que engloba a todos los pueblos iberoamericanos. Las manifestaciones están propiciadas por cierta izquierda que ahora se agrupa alrededor de PODEMOS. Estamos ante el enésimo cuento de la hogemonía de Laclau. La verdad puede que sea difícil pero es verdad; verdad relativa según las pruebas conocidas en cada momento. 






A lo largo de la historia las civilizaciones se han extendido en proporción a su fuerza, traspasando su armazón tecnológico y así el comodoro Perry impulsó la revolución Meiji en Japón o las potencias colonialistas han impuesto el artefacto Estado-nación en el mundo entero, independientemente de la tradición de esos pueblos primero colonizados y posteriormente descolonizados. España en cuanto parte de Occidente, pero también como civilización española, trasladó Europa a Iberoamérica y sí, los pueblos tuvieron que someterse; era la hora de Occidente, la hora de España. Tampoco debe olvidarse que tanto los aztecas como los incas eran pueblos invasores que oprimían a otros pueblos vencidos, y ésta constituye la gran contradicción de los indigenistas y tercermundistas que hacen del imperialismo su principal lucha, olvidando que los pueblos precolombinos eran tan imperialistas como los europeos. Los aztecas habían venido del norte y masacraban a los pueblos vencidos en la guerra. A la llegada de los españoles, para muchos indígenas mexicanos, los imperialistas eran los aztecas y Hernán Cortés fue visto en un primer momento como un libertador, y para los propios aztecas era el retorno del vengador Quetzalcóatl. A los escasos españoles les habría resultado muy difícil la conquista de México de no haber contado con la ayuda de cientos de miles de indios tlaxcaltecas que se sumaron al ejército invasor, animados por el deseo de venganza contra los aztecas.



    






 Los incas también habían invadido las tierras que ocupaban; desde la pequeña ciudad insalubre de Cuzco, a la que estaban relegados al comienzo, fueron dominando a sus vecinos por la violencia, los aimará entre ellos, imponiéndoles su lengua, su religión, su cultura. Del mismo modo que Cortés, Pizarro obtuvo el apoyo de tribus rivales para derrotar a los incas, contó con la ayuda de Huáscar para derrotar a Atahualpa.









En cuanto al descenso demográfico indio después de la conquista, su causa hay que buscarla menos en la espada de los conquistadores y más en las enfermedades contagiosas, la viruela y el sarampión, transmitidas por estos a poblaciones carentes de defensas inmunitarias. La mentira demográfica, además, ha engordado las cifras. La América precolombina era casi un desierto: sus dos principales polos de población, Perú y México, no contaban cada uno más de tres o cuatro millones de habitantes y el resto de las dos Américas más o menos otro tanto (léase La population du monde. De l'antiquité à 2050, Bordas, 1991). 






España hizo el papel que Roma había desempeñado en España: civilizar, proceso inevitable, con la creación de pueblos mestizos, universidades y una cultura universal. Roma destruyó pueblos, hizo desaparecer culturas pero la península ibérica entró en el mundo. Si España no hubiese actuado en América, otras potencias (quizá hasta China) sí lo hubieran hecho. No comulgo con los que elevan a la categoría de mito nacional a los conspiradores de Las Cabezas de San Juan, creo en el sencillo patriotismo de los soldados británicos: "con el Rey con razón o sin ella". Ya cambiaremos al Rey, primero la nación.

4 oct. 2016

Referéndum en Colombia

El pueblo de Colombia, al menos el 30% que ha votado, ha dicho no al acuerdo de paz con la guerrilla. Tenemos que ser conscientes de que en Colombia no había una guerra sino un grupo insurgente, terrorista y narcotraficante. El acuerdo de paz era la entrada por la puerta de atras de una nueva constitución, de un país dentro de el país y a la postre del fin de la República de Colombia. Todos los poderes del mundo desde la prensa USA al presidente Obama, de la UE al Papa; toda la prensa internacional no ha podido convencer a los colombianos... por algo será.



He aquí algunos artículos sobre el problema.

Colombia después del plebiscito de paz


Contrariamente a la opinión generalizada de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, fue el gran perdedor del referendo en el que una mayoría votó en contra de su acuerdo de paz con la guerrilla, los principales perdedores del plebiscito fueron las FARC y sus aliados en Cuba y Venezuela.







Es cierto que Santos sufrió una derrota inesperada. Todas las encuestas habían pronosticado que su acuerdo con las FARC sería aprobado por una abrumadora mayoría. Pero el revés en las urnas del acuerdo de paz de 297 páginas ha dejado a los comandantes de la FARC más aislados que nunca, y con un futuro más que incierto.

Según el acuerdo de paz, los miembros de las FARC acusados de crímenes de guerra habrían recibido condenas en gran parte simbólicas –haciendo trabajo comunitario en áreas restringidas, en lugar de ir a la cárcel– y habrían recibido automáticamente 10 bancas en el Congreso.
Además, muchas de las aproximadamente 7.000 tropas desmovilizadas de las FARC habrían recibido una ayuda económica para reinsertarse en la vida civil.
Muchos colombianos votaron por el “No” por sentir que Santos había hecho demasiadas concesiones a las FARC, y que su acuerdo sería difícil de implementar.



¿Qué va a pasar ahora? Entre los escenarios posibles:
- El escenario más optimista: una renegociación exitosa de los acuerdos, con aportes del expresidente Álvaro Uribe –el líder del movimiento en contra de los acuerdos de paz firmados por Santos– que lleve a un nuevo acuerdo con las FARC. Pero los líderes de las FARC dicen que nunca aceptarán las penas de cárcel que exige Uribe, o hacer otras concesiones importantes más allá de las que ya hicieron.
–La tregua indefinida: Santos y las FARC pueden renovar indefinidamente su alto el fuego mientras negocian un nuevo acuerdo de paz. Sin embargo, expertos militares advierten que las FARC volverían a sus actividades de narcotráfico y secuestro para poder sostenerse financieramente, y eso llevaría tarde o temprano a nuevos choques con el ejército y a una escalada del conflicto.
–La vuelta a la guerra: Los comandantes de las FARC podrían rechazar una nueva oferta de paz del Gobierno y volver a la clandestinidad. Sin embargo, aunque las FARC pueden seguir viviendo de actividades ilícitas, podrían quedarse pronto sin apoyo internacional o refugio en países vecinos. Los gobiernos de Venezuela y Ecuador están en jaque, y el de Cuba sigue estrechando lazos con Washington en busca de un salvavidas para su economía.
–El escenario de una lenta desintegración de las FARC. Un artículo publicado por el profesor de la Escuela Superior de Guerra del Ejército de Estados Unidos Evan Ellis y el experto en seguridad colombiano Román D. Ortiz en el sitio web de la escuela Superior de Guerra del Ejército de EE.UU. sugiere que muchos rebeldes de las FARC abandonarán esa organización.





“El rechazo de los acuerdos hará que las FARC sean aún menos viables como una organización unida”, dicen. Agregan que mientras que el liderazgo de las FARC seguirá negociando la paz, “la nueva incertidumbre hará que muchos miembros de mediano rango del grupo guerrillero no quieran asumir el riesgo de participar en el proceso de desmovilización, prefiriendo una existencia fuera de la ley, y vivir de actividades ilícitas”.
Mi opinión: Los comandantes de las FARC están ahora frente a la posibilidad de que un gobierno de centro-derecha cercano a Uribe gane las elecciones del 2018, y que el próximo gobierno exija a Cuba, Venezuela y Ecuador que les niegue refugio, o los extradite. Y no pueden estar muy seguros de que sus tradicionales aliados en esos tres países sigan en el poder por mucho tiempo.
Nada de esto significará el final de la violencia en Colombia. Pero no podemos descartar que uno de los resultados de referéndum sea –como lo sugieren Ellis y Ortiz– una desintegración en cámara lenta de las FARC, y que sus miembros se unan a bandas criminales más pequeñas. Si eso sería bueno o malo para el país es algo que habría que estudiar más a fondo.
ABC



2 oct. 2016

Conflicto en el PSOE

En la ya centenaria historia del PSOE ha habido numerosas ocasiones en las que su vida transcurrió por la división, por lo que se suele decir que tiene dos almas pero que con el paso del tiempo no permanecen siendo las mismas. 
Su propio nacimiento como partido fue conflictivo pues salió de una escisión en agrupaciones anarquistas seguidoras de la primera internacional, siendo el PSOE integrante de la segunda. 
Con el tiempo el partido estuvo dividido entre los partidarios de la huelga general revolucionaria y los partidarios del parlamentarismo posibilista. El estallido y triunfo de la revolución rusa en 1918 tendrá un efecto divisivo en la Internacional Socialista cuya derivación en España será el nacimiento del PCE fundamentalmente con antiguos miembros del PSOE. 






Durante la II República se dividió entre prietistas y largocaballeristas, siendo los primeros partidarios de la conjunción republicano-socialista y los segundos de una revolución proletaria española. Al final de la guerra civil, el PSOE apoyó el golpe de Estado del coronel Casado contra el gobierno Negrín, también socialista y hombre de la URSS en España. 
En la transición, tras haber absorbido a la ASU, consiguió reunir en el seno del PSOE al PSOE histórico de Rodolfo LLopis, al PSP de Enrique Tierno Galbán y a la FPS de Enrique Barón, posteriormente importante "barón" del PSOE. En un momento estuvo dividido, sin que llegará la sangre al río, entre guerristas y renovadores admitiendo siempre en su interior una corriente de izquierda socialista, única legal en el PSOE. 






Ahora, a uno de octubre de 2016, en un espectáculo lamentable, los "barones" críticos han derribado al primer secretario Pedro Sánchez; Sánchez no ha sabido soslayar las lineas rojas que le impusieron tras las elecciones de diciembre de 2015: no debía pactar con independentistas y el congreso del partido se convocaría cuando hubiese gobierno en España; molestó a los críticos citando a las bases para cerrarse la puerta a una abstención (o apoyo) que posibilitara un gobierno del PP en minoría; la gran coalición funciona en Alemania pero no aquí. Finalmente tras perder votos (Rajoy los gana), después de las elecciones de junio, negocia secretamente un frente popular con los independentistas y PODEMOS, y convoca a las bases para acallar a los críticos, incumpliendo otra promesa. A todo esto el PSOE se convierte en irrelevante en el PV y en tercera fuerza en Galicia en sus respectivas elecciones autonómicas. 






En su haber: el haber reconducido las elecciones autonómicas y municipales consiguiendo que el PSOE recupere autonomías y ayuntamientos aliándose con PODEMOS. Sin embargo, no ha tenido en cuenta la necesidad de los "barones" regionales de aprobar presupuestos, ya que sin gobierno no es posible, con gran contrariedad de las redes clientelares. 
¿Qué ocurrirá? No se sabe; lo más probable es que se abstengan y haya gobierno, débil, del PP y se dediquen a reconstruir el partido y su liderazgo pero puede que a Rajoy le convenga convocar terceras elecciones. 
Si esto último no se produce la gestora del PSOE deberá negociar contrapartidas del PP como mantener su poder autonómico y municipal desplazando a PODEMOS que amenaza al Partido Socialista. 
Capítulo aparte es el papelón de PODEMOS interviniendo descaradamente dentro del PSOE, lo que nos da una muestra del talante totalitario de ese movimiento.