27 jun. 2013

Rusia

Cuentan que en 1973, en plena crisis del petróleo, Leonid Brézhnev se reunió con un joven colaborador del ministerio de energía soviético; Brézhnev aparecía exultante, comentó que creía ver en la crisis energética graves dificultades para Occidente pero su colaborador lo disuadió, le dijo que las dificultades iban a ser para la URSS.


















Este joven colaborador era Mijail Gorvachov. Aun así, cuando llegó al poder en 1985, se empeñó en reformar el sistema sin destruirlo, eso significaba continuar la carrera de armamento con USA, pero su intento en la armada soviética fracasó e inició la Perestroika que se lo llevó por delante. La transición en Rusia ha sido difícil y brutal, el fin del comunismo ha roto la URSS y su imperio se ha desmoronado. Luego, la aparición de mafias, intereses y poderes regionales, liderazgos centrífugos y una monumental crisis económica dejaron al país exhausto. 




















La política de Putin vino a suponer un punto de inflexión en las crisis que destruían Rusia; Putin sujetó a los gobernadores regionales como consecuencia del atentado en Osetia del Norte, ha conseguido reactivar la economía, crear un esbozo de clase media, someter a las mafias, recuperar cierta seguridad social, reorganizar la investigación y la educación, reestructurar el ejército y la policía, y convertir a Rusia, gracias al petróleo y al gas, en un buen proveedor y cliente consiguiendo que sea punto de llegada para la deslocalización occidental. 



















El palo y la zanahoria han conseguido frenar las ansias antirrusas de Ucrania y Bielorrusia, el miedo al fundamentalismo incrementa el papel militar de Rusia en las repúblicas de Asia central, y mejora la posición de los rusos étnicos en esos países, y con la excusa de la independencia de Kosovo en Servia (aliado de Rusia) Putin se ha permitido ocupar Abjasia y Osetia del Sur en Georgia, lo que convierte a Rusia en el único camino para el gas y el petróleo asiáticos hacia Europa. 





















Aun así, no podemos olvidar que Rusia ha sido objeto del mayor holocausto del siglo XX; en 1914 había 150 millones de rusos étnicos en lo que hoy es la Federación Rusa (una parte del antiguo imperio ruso) y en 1998 había 150 millones en el mismo territorio; ningún crecimiento a pesar de la natalidad y la ausencia de pandemias, sólo consecuencia de las matanzas y migraciones forzadas. 









 

23 jun. 2013

El nacionalismo y la demografía

A propósito de las diferencias étnico culturales que nos empeñamos en descubrir en la Piel de Toro, resulta que, desde el punto de vista demográfico y según la cátedra de Demografía de la facultad de Sociología en Madrid, si no se hubiese producido la descomunal emigración hacia Cataluña desde finales del siglo XIX hasta los años ochenta del XX, en casi un siglo, los habitantes de Cataluña hubieran sido 2.000.000 y no 6.000.000 como eran en 1980.













En el caso vasco, en el mismo periodo, se produjo una inmigración de intensidad similar, y si ésta no se hubiese producido su número de habitantes en 1980 hubiera sido un tercio de los reales. Hay que fijarse en el hecho de que no hablo más que de un periodo muy corto de unos 90 años ya que antes había habido inmigración y ésta ha continuado después con muchos extranjeros. Tampoco hay que olvidar que tanto vascos como catalanes se han instalado en el resto de España, de manera que uno de los apellidos españoles más comunes es García, de origen vasco, y que comerciantes catalanes los ha habido en todas las capitales de provincia y en pueblos grandes.





 






Tanto en Cataluña como en el País Vasco hay que irse más allá del puesto diez en abundancia para encontrar apellidos que no sean López, Pérez, Martínez, Sánchez y Rodríguez. El castellano es tan común en el 70% del territorio vasco que muchos fueros estaban redactados en esa lengua por otro lado vasca, nacida en la Bureba ese territorio común a Álava, La Rioja y Burgos. El castellano es lengua común y jurídica en Cataluña por lo menos desde el Compromiso de Caspe. Viendo estas realidades se observa la enorme impostura y la tremenda estupidez a la que estamos sometidos.





Cuando se nos habla de los derechos forales como de las antiguas constituciones que sustentan el "derecho a decidir", hay que especificar que el Derecho foral no era de Cataluña o del País Vasco sino de los catalanes (y de los vizcaínos  o guipuzcoanos), es decir un derecho subjetivo. Era un derecho de linaje, de manera que los habitantes no naturales del país no lo tenían. Si dos tercios de los genes vascos (y catalanes) vienen de fuera, en esa medida su derecho es común y no foral. Todo esto de manera independiente a que el derecho foral a quien otorga la soberanía es al Rey, es decir al pueblo español.

18 jun. 2013

David Cameron y Pere Navarro

La misión fundamental de un político es resolver los problemas, evitar que se hunda el mundo aunque no se haga justicia del todo; la democracia es un sistema que canaliza la opinión pública hacia el "Poder". Digo esto a propósito de los políticos que sólo saben crear problemas y a los que elevan las consultas populares a la categoría de oráculo de Delfos.




















David Cameron ha decidido dar una lección de democracia a España a propósito de la pretendida consulta soberanista en Cataluña. Independientemente de que los Estados surgen de la historia y que no es posible hacer ésta a golpe de plebiscito, España no se puede permitir el lujo de deshacer lo que millones de españoles hicieron a lo largo de la historia por una consulta a la población actual de Cataluña abducida por la deslealtad de los gobiernos nacionalistas.














Pere Navarro, tras apuntarse a la consulta soberanista anticonstitucional, de una constitución aprobada por ellos y por CiU, ha pedido la supresión del concierto y del convenio económicos vasco y navarro, algo que ni siquiera Franco hizo (el concierto en Guipuzcoa y Vizcaya estaba suspendido no suprimido). Da la impresión de que Navarro no sabe que hacer para crear problemas a España y a su partido. Suscribo las palabras de Vara: en Cataluña hace falta una federación de PSOE.














Para rebatir el pretendido derecho de autodeterminación hay un libro: "La Farsa de la Autodeterminación" de Santiago Abascal.

12 jun. 2013

La política del PP

El 20 de noviembre de 2011, el PP consiguió la victoria en las elecciones generales. Muchos españoles preocupados por las crisis que asuelan España confiaron en Rajoy para acabar o al menos encauzar los problemas de toda índole que padecemos. Redimir nuestras crisis: moral, histórica, demográfica y nacional aparece como una tarea hercúlea pero todo puede lograrse si se empieza, y para empezar era necesario resolver la crisis económica y crear empleo y esto aparecía como algo posible.










El programa del PP se proyectaba como un itinerario factible que, conjugado con análisis de la situación sobre el terreno, podría ayudarnos a encarar el comienzo de la regeneración. Pero, al contrario de realizar su programa, el PP ha hecho todo lo que antes había criticado: ha subido el IVA, lo que ha provocado una caída del comercio, un incremento del paro y una caída de la recaudación; no ha deshecho ninguna de las reformas transversales del programa oculto de Zapatero; se ha olvidado de sus críticas y salvo privatizar algunos servicios, a mayor gloria de sus empresarios clientes, se ha desdicho en todo. Es cierto que en política ha de practicarse una ética de la responsabilidad pero no es posible arrumbar completamente la ética de las convicciones para caer en la defensa a ultranza de posiciones clientelares.










Ni siquiera en la política antiterrorista ha perseverado, sigue detrás de la senda de la rendición con una ETA fortaleciéndose en las instituciones. Ante los secesionistas debilidad, ante Merkel debilidad, ante los ingleses debilidad y un seguidismo absurdo. Parece claro que si queremos encontrar una solución a nuestras crisis ésta no se realizará dentro del sistema; hay que hacer una revolución regeneradora en España.

6 jun. 2013

Ha muerto Tom Sharpe

Hace mas de 30 años, un amigo me proporcionó unos libros de humor sobre la Sudáfrica del apartheid. Se trataba de humor británico pues no es posible sonreír con ese tema sin utilizar la fina ironía que, sin hacer escarnio, es capaz de reírse de nosotros (es decir de la condición humana) y de la estupidez. Los libros en cuestión eran: "Reunión Tumultuosa" y "Exhibición Impúdica" donde una serie de delirantes policías sudafricanos hacían todo tipo de majaderías en su lucha contra un enemigo imaginario.






 






Luego leí sobre un college universitario en Cambridge, que se jactaba de formar a los borrachos más incompetentes y mal educados; y la serie Wilt sobre un profesor de literatura en una escuela de clase media, en la que los alumnos tenían un interés por las letras perfectamente descriptible.












Sharpe seguía los pasos del humor inglés tan presente en cierto Dickens o en Chesterton, desde luego en P.G. Wodehouse.
Vivía en España, donde había hecho algunos programas de TV, se conoce que prefería el sol a la niebla británica como Robert Graves o Gerald Brenan.




Descanse en paz.