26 may. 2020

La burguesía revolucionaria

Hace tiempo encontré en la "Historia de España" de Alianza Editorial el tomo de ese nombre, explicado por el historiador guipuzcoano Miguel Artola. Ha fallecido en Madrid y ésta es la necrológica de El País.


18 may. 2020

¿Casualidad?

«La propia palabra “secreto” es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nos hemos opuesto intrínseca e históricamente a las sociedades secretas, a juramentos secretos, y a procedimientos secretos. Porque nos enfrenta en todo el mundo una conspiración monolítica y despiadada que se basa principalmente en medios encubiertos para expandir su esfera de influencia basada en infiltración en lugar de invasión, en subversión en lugar de libre elección. Es un sistema que ha usado vastos recursos humanos y materiales para construir una maquina eficaz estrechamente tejida que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas. Sus errores son enterrados, no salen en los periódicos, sus disidentes son silenciados, no elogiados. No se cuestionan los gastos, no se publican los rumores, no se revelan los secretos. Es por eso que el legislador ateniense Solón decretó como delito que los ciudadanos se desentiendan de las controversias. Pido su ayuda en la tremenda tarea de informar y alertar a la población norteamericana, confiamos que con su ayuda los hombres serán como han nacido, libres e independientes.»

https://www.hispanidad.com/confidencial/franco-afronto-gripes-asiaticas-1957-1968-con-mas-exito-sanchez_12018648_102.html

Éste es el texto de un discurso dado por el Presidente Kennedy, unos días antes de ser asesinado en Dallas. La idea de combatir un "gobierno secreto" y emitir dinero del gobierno nacional pudo tener que ver con su eliminación física. Junto a esto, he expuesto un análisis estadístico sobre las gripes asiática de 1956 y de Hong Kong de 1968 que no supusieron un cierre drástico de la economía. En el Instituto de Salud Carlos III, Observatorio de la Gripe, aparece la cifra de fallecidos a causa de la gripe estacional de 2017-2018, 15.000 diagnosticados por signos y síntomas; que no supuso no ya un cierre de la economía sino tampoco el continuo bombardeo de los medios masivos, televisiones, en el 100% de su tiempo.






Pese a los intentos del sanedrín de la Salud Pública  para redoblar tambores de alarmas pandémicas en el siglo XXI y a pesar de sus planes y programas, no habían conseguido crear las condiciones para un hundimiento total de la economía; ni la gripe aviar 2002-2003 de letalidad inferior a la estacional, ni la llamada gripe del cerdo 2009-2010 de letalidad algo superior fueron excusa suficiente. 
Piénsese que la letalidad de la gripe estacional es 0.1%, la de la gripe del cerdo fue 0.3% y ambas menores a la letalidad del COV-SARS 2, (0.6-1)%, y en el terreno de la capacidad de contagio aproximada la gripe 1 a 1.2 (influye la vacunación histórica) y el coronavirus 1 a 3.6.






Los epidemiólogos lo han conseguido esta vez, gracias a la inestimable ayuda de la República Popular de China: primero retrasando informar y luego cerrando Hubei, y en particular Wuhan, a cal y canto. 
La catástrofe económica viene a sumarse a la precaria situación de la economía mundial fruto de la crisis de 2007, de las hipotecas subprime, también provocada artificialmente pero, visto lo visto, insuficiente para los poderes fácticos. Ni siquiera los países más prudentes en el cierre, como Suecia, van a poder resistir por la globalización de los mercados de productos y componentes.






Ante el regocijo del Nuevo Orden Mundial Neomaltusiano, el cierre abre inmensas posibilidades de aprovecharlo para introducir cambios radicales ante la desguarnecida población. Como botón de muestra en mayo de 2020 el Gobierno pretende aprobar la prohibición del diesel, España es uno de los máximos fabricantes, para ¡2050!; o la ridícula idea de implantar una renta mínima en un país arruinado, sin liquidez. 
La llamada izquierda radical facilita las políticas de crédito extractivo de los poderes financieros internacionales, la agenda climático-ecologista y la política de género UNESCO-OMS. Nunca unas medidas pretendidamente de izquierdas han servido más al dominio financiero de la deuda, y es que en otras circunstancias esas políticas de renta mínima y quitas de deuda hubieran sido útiles pero ahora apuntalan nuestra esclavitud.





La situación de emergencia junto con la aplicación de leyes de excepción han servido para garantizar el gobierno indefinido de una izquierda decidida a perpetuarse a cambio de articular las órdenes del NOM.
Ante situaciones de crisis sanitarias globales y aunque las medidas aplicadas no fuesen tan duras, no parece lógico porfiar en políticas neomaltusianas coladas de matute. 
En USA, según nos cuenta la prensa del consenso socialdemócrata, la crisis económica se llevará a Trump por delante favoreciendo al candidato del sistema que nos ha traído hasta aquí.

https://www.republica.com/2020/05/21/trump-sufrira-una-derrota-historica-en-las-presidenciales-de-noviembre-por-la-pandemia-segun-un-estudio/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=trump-sufrira-una-derrota-historica-en-las-presidenciales-de-noviembre-por-la-pandemia-segun-un-estudio#

¿Deseos o realidad? Si Trump asume el liderazgo del retorno a una economía menos globalizada, una renta de beneficiencia, un sistema sanitario básico y la nacionalización de la Reserva Federal, poniéndose al frente de la defensa de la libertad individual puede convertirse en líder indiscutible de Occidente y, si gana, ponerse al frente de la lucha contra el NOM.
La posibilidad de una guerra civil en los USA era en el pasado ciencia ficción, al menos desde el final de la anterior, pero hoy en día ya estamos inmersos en un mundo de ficción.
Nadie en las altas esferas piensa hoy que sea imposible una guerra nuclear limitada, el impago de la deuda a China puede tener aviesas consecuencias.
Cualquier esperanza de un mundo feliz, estable y próspero queda para la literatura decimonónica. Añoraremos la posguerra.