24 jul. 2012

Habíamos ganado la guerra

Esther Tusquets, que falleció ayer, fue una conocida editora, esritora y ensayista española pieza importante de la empresa editorial catalana durante una época. De todos es sabido que el mundo editorial, en español, de España tiene su epicentro en Barcelona y Esther formaba parte de esa burguesía catalana que fue vanguardia empresarial nacional. 




En 2007 escribió una obra que forma parte de su autobiografía, este tipo de trabajos no se pueden considerar ciencia histórica pero sí son fuentes de la ciencia. 
"Habíamos Ganado la Guerra" es un ajuste de cuentas con su generación y con su clase social, en ella cuenta como, estando su familia y los Maragall recluidos en casa durante la Guerra Civil, llegó el padre de Pasqual y comunicó a los presentes que "los nuestros" entraban ya en la ciudad, se refería al general Yagüe y sus falangistas. 
Las ediciones posteriores de esta obra han eliminado la anécdota por presiones de Don Pasqual. 
Qué vueltas da la vida.

22 jul. 2012

San Pedro el Viejo

La iglesia de San pedro el Viejo de Huesca es una magnífica representación del románico altoaragonés. Se sitúa en el casco antiguo de la ciudad. Antes de ser iglesia católica fue templo romano sin que pueda descartarse que hubiese sido también templo de los antiguos indígenas. Como se puede apreciar es un lugar cargado de resonancias taumatúrgicas, un sitio mágico en un país mágico. Fue también templo visigodo, luego mozárabe y finalmente románico.

















Según la bula del papa Pascual II, de mayo de 1107, "La antigua iglesia con su cementerio era la única que había subsistido en la ciudad de Huesca, habiendo dispuesto de ella los cristianos durante la dominación musulmana"
.
Del primitivo templo mozárabe ha quedado muy poco. La zona más significativa es la capilla de San Bartolomé, que fuera sala capitular del monasterio benedictino y que hoy ostenta la función de panteón real.



















En el panteón real están enterrados importantes reyes aragoneses que lo fueron también de Navarra, lo que demuestra la estrecha ligazón de los reinos hispánicos en sus orígenes.

















Quizá la figura más destacada allí enterrada, junto al Batallador, sea Ramiro II el Monje. Este rey tuvo que hacerse cargo de la corona por fallecimiento sin herederos del gran monarca Alfonso I el Batallador. Antes había estado como religioso en Francia y después en Huesca precisamente en San Pedro el Viejo siendo más tarde Obispo de Roda; su hija Petronila se casó con Ramón Berenguer IV conde de Barcelona, de manera que ese es el origen de la Casa de Aragón.

21 jul. 2012

Las Cruzadas

A partir de 1095 y durante siglos, la Europa cristiana y luego todo el Occidente combatieron al Islam bajo el liderazgo relativo de los papas (no se puede olvidar que los protestantes y los franceses, a veces, usaron la carta del Islam en sus luchas con los católicos).






















Las ocho principales, que son las más conocidas, tuvieron un desarrollo parecido, la cristiandad estaba unida y era todo el Occidente, pero otras como ciertas fases de la Reconquista española o las guerras de la Santa Alianza contra el turco pueden considerarse cruzadas.
















Se consideran también cruzadas las expediciones militares contra infieles paganos o contra herejes y más modernamente las desarrolladas contra los enemigos de la fe cristiana.
Básicamente, parece que fueron motivadas por los intereses expansionistas de la nobleza feudal, el control del comercio con Asia y el afán hegemónico del papado sobre las monarquías y las iglesias de Oriente, aunque se declararan con principio y objeto de recuperar Tierra Santa para los peregrinos, de los cuales los turcos selyúcidas, una vez conquistada Jerusalén, abusaban sin piedad, a diferencia de los sarracenos que trataban a los cristianos con más respeto.















Ciertamente los imperativos militares ante la presión del Islam sobre el Imperio Romano Oriental y la capacidad de conquista por apostolado, por guerra o por la fuerza biológica de la sangre hacían temer a los cristianos. En aquella fase de la expansión islámica la fuerza de la fe había decaído algo en las huestes sarracenas, por eso periódicamente surgían movimientos para recuperar la pureza de la fe. El Sultán Saladino ponía a los cristianos como ejemplo de hombres de fe frente a la molicie islámica, eran otros tiempos.















Algunos autores hacen terminar las cruzadas en el siglo XVIII cuando Napoleón conquista Malta sede de los caballeros Hospitalarios quienes, herederos de los Templarios y de los Teutónicos, sólo existían para combatir al Islam; otros ven aspectos de cruzada en guerras modernas que se libraron para combatir el odio al cristianismo.













Actualmente hay una serie de autores progre-papanatas que denuestan a las cruzadas como símbolos de la intolerancia cristiana, gentes como Amin Maalouf o Edward Said no quieren comprender el origen defensivo de las cruzadas y el imperialismo intrínseco del Islam; para estos, y otros, autores Occidente siempre es y será el malo de la película y en concreto estos dos autores son de familias cristianas, es decir descienden de quienes fueron el objeto de defensa de las cruzadas. No hay en el cristianismo nada parecido a la guerra santa islámica por eso los inquisidores entregaban sus víctimas al brazo secular. Las sucesivas expansiones del Islam han sido comentadas en esta y otras entradas.



PD. Es necesario recordar y sobre todo leer a Henri Pirenne.

19 jul. 2012

Marinos guipuzcoanos

En San Sebastián hay un rincón muy hermoso y algo triste. En el centro de unos jardines neoclásicos obra de Ducasse, un prestigioso jardinero francés, puede verse un pequeño estanque con patos y otras aves acuáticas. El jardincillo de estilo neoclásico inglés pero con influencias de la jardinería chino-japonesa, tan de moda gracias al comercio con oriente, semeja una pequeña y cuidada selva verde con árboles, cañizos, setos y nenúfares.












Hay un puentecito que permite atravesar el estanque. Todo está situado en una de las más emblemáticas plazas de la capital guipuzcoana, la Plaza de Guipúzcoa, en ella construyó el arquitecto José de Goicoa el palacio de la Diputación de Guipúzcoa en las décadas 70 y 80 del siglo XIX. En dicho palacio, en la parte más alta de la fachada, hay una serie de figuras que representan a los grandes marinos guipuzcoanos: descubridores de mundos, militares, navegantes en general.















Que no son todos pero representan a todos, también a los comerciantes, pescadores, aquellos que sirviendo primero a Castilla y después a España apuntalaron imperios y los sostuvieron en la decadencia, retrasando la pérdida de la hegemonía española y de paso permitiendo que, hasta hoy, haya una comunidad de naciones de habla española.














Su especialidad fue resistir y ganar, fieles a su Dios, a su patria y a su rey. Triste contrapunto a lo que hoy sucede donde unos políticos etnicistas quieren reeditar guerras civiles y olvidan cuidadosamente la memoria de estos héroes, donde otros políticos mediocres e incompetentes nos llevan, desde Madrid, al desastre en medio de un odioso baile de San Vito. De todas formas, ¡gloria a los marinos guipuzcoanos!














Blas de Lezo y Olabarrieta





Cosme Damián Churruca y Elorza





Juan Sebastián Elcano







Miguel López de Legazpi







Miguel de Oquendo y Segura







Miguel de Aguinaga y Mendigoitia







Andrés de Urdaneta y Cerain







José Manuel de Goicoa y Labart











Semper fidelis.

1 jul. 2012

La debilidad del nacionalismo

En los últimos días se han producido dos acontecimientos cuya importancia se ha visto ocultada por el tremendo ruido mediático a propósito de la situación económica y por los triunfos deportivos. Uno de ellos es el resultado de una encuesta en la que se refleja el importante desapego y la tendencia al alza del nacionalismo en Cataluña, el otro es un manifiesto firmado por intelectuales de diverso origen ideológico preocupados por las tres crisis que según ellos hay en España, a saber: crisis económica, crisis política y en último extremo crisis moral.















La economía se derrumba en el seno de la crisis internacional que se ve agravada en España por circunstancias propias. Los recortes exigidos por las autoridades europeas para justificar ayudas detraen potencia económica del sistema, creando más paro y caída del PIB, con la consecuencia de que paradójicamente aumenta el déficit y disminuye el crédito, copado por las administraciones públicas. Esto ocurre porque el Gobierno está recortando en la economía productiva y en los servicios, sin actuar sobre el sistema autonómico; no pueden eliminar administraciones o duplicidades porque eso incidiría en los puestos políticos, redes clientelares y sabrosos presupuestos y en esto están de acuerdo PP y PSOE y si me apuran hasta Izquierda Unida.










El maremágnum autonómico se gestó en la transición y muy pocas voces avisaron de lo que podría ocurrir. Desde una España en la que el nacionalismo era débil y tenía poca presencia, una España que se desarrollaba económicamente, hemos pasado a unos reinos de taifas con posibilidad de ruptura del Estado. En Cataluña sueñan con la independencia y el mangoneo en España a través de las fronteras abiertas de la UE, en Euskadi el riesgo de que habiendo ganado la batalla policial a ETA, después de Dios y ayuda, perdamos la batalla política con la victoria de Sortu es un horizonte posible. ¿Cómo hemos llegado a esto? Cualquiera que lea a los cronistas del comienzo de la modernidad en España: Pla, Unamuno, Baroja y otros verá la poca consistencia que los separatismos tenían en sus respectivos territorios. Arana era un orate que odiaba a la Historia porque no le daba la razón y de las burradas de los catalanistas ya hemos hablado aquí.












El nacionalismo creció en el río revuelto de la República y la Guerra Civil, y no hay más que leer a Azaña para ver que las cesiones fueron la causa y la deslealtad la consecuencia. Tras el franquismo, minorías escuetas mantenían la llama separatista desmentida por la Historia y desprestigiada por el terrorismo etarra. Pero tras la transición, la mezcla de la soberbia de una UCD con personalidades en muchos campos pero con una tremenda ingenuidad en el terreno histórico-político y una izquierda con veleidades federalistas que ignora para qué sirve el federalismo, unir lo separado y no desunir lo unido, que quiere dotar a España de su misma estructura partidaria y que sólo quiere el poder, le da igual una que cuatro Españas, parirán el Título VIII de la CE de 1978. No ha sido la historia de España fácil y sin embargo los separatistas no han podido destruirla, es ahora cuando más cerca ven su triunfo.












En la transición yo era un democristiano de izquierdas, católico practicante, ahora soy liberal y nacionalista español; muchos piensan como yo pero si en algo ha tenido éxito total y rápido el sistema de la transición ha sido en destruir y fagocitar a los partidos defensores de la idea de España. Veo dos posibilidades de salida para el problema: una revolución política, enfrentamiento junto con el fin del proceso autonómico o independencia de Euskadi y Cataluña con la persistencia de conflictos fronterizos, del problema de Galicia y al final estallido del proceso autonómico.











Una posible solución sería extender el modelo navarro, anterior a la transición, a las Vascongadas y Cataluña que tuvo éxito y que limitó la expansión del nacionalismo separatista; ellos recaudan sus impuestos y le pagan al Estado por sus servicios y por la solidaridad nacional; el remanente serviría para inversiones productivas, hechas junto al Estado en sus respectivos territorios. Pero para eso hay que desandar el batiburrillo autonómico con la educación en manos de los nacionalistas y con la calle en manos de la kale borroka. Quizá sea la bancarrota económica la que despeje el panorama de los excesos autonómicos y partitocráticos.

La guerra en el mundo contemporáneo

Existe entre la gente la idea recurrente de que la guerra es un elemento atrasado, antiguo y que en el futuro ya no habrá guerras. Sin embargo el fenómeno bélico es moderno, los pueblos primitivos no las tenían. Los buenos pacifistas son los que trabajan por la paz sabiendo que habrá conflictos o enfrentamientos.








"
Conviene saber que la guerra es común a todas las cosas y que la justicia es discordia"



Heráclito
.









Todos tenemos un imaginario para ver los fenómenos de una manera; mi forma de ver la guerra es lo que aparecía en las viejas películas de la Segunda Guerra Mundial de las tardes de los sábados, pero la realidad del enfrentamiento es cambiante. Ahora hay armas atómicas, bacteriológicas y químicas, las tácticas de combate han variado y resulta irrisorio hablar de la Convención de Ginebra o de leyes de la guerra.






















En agosto de 1945 se utilizaron por primera vez armas nucleares para acelerar el fin de la guerra; dos ciudades fueron destruidas y a partir de ahí la potencia de las bombas estratégicas creció de forma exponencial. Paralelamente el armamento atómico se diversificó y surgieron las armas nucleares tácticas como la bomba de neutrones capaz de destruir personas respetando los objetos.
















Durante los años sesenta del pasado siglo se instaló entre la gente la idea de la imposibilidad de la utilización de armas atómicas por la destrucción mutua asegurada; sin embargo, militares como Curtis Le May pusieron en duda esa idea y los estados mayores no descartan escenarios con la utilización de dichas armas.

















Todo lo que se salga de la negociación diplomática y el buen rollo es ya en sí un acto de guerra, como la amenaza; todo lo que se haga con la finalidad de doblegar voluntades es un acto de guerra, incluso actividades comerciales, manipulación de precios o crisis económicas. La destrucción de la moral social o la inmigración desbocada son armas silenciosas para guerras tranquilas.
















En 1980 América inició un proyecto de instalación defensiva llamado Iniciativa de Defensa Estratégica, IDE, de manera que se pretendía poner a salvo a Occidente ante un ataque nuclear soviético. Los expertos decían que era un objetivo imposible de cumplir; sin embargo fue el tiro de gracia a una URSS hundida en la crisis económica. América había ganado sólo con la amenaza y los Pershing II y SS 20 desaparecieron de Europa. Se pusieron en peligro los tratados de no proliferación pero sirvió para ganar.





















Una gran parte de las nuevas tecnologías provienen de inventos de doble uso, ya sea para fines pacíficos o fines militares. Ciertas organizaciones de delincuentes, traficantes o terroristas pueden ganar guerras a Estados consolidados, por eso es tan importante mantener un aparato militar y de inteligencia siendo conscientes del peligro.