15 ene. 2017

El Zika como arma de destrucción masiva

Meses antes de la olimpiada de Brasil en el verano de 2016, esa nación se vio afectada por un brote del virus Zika, virus transmitido por el vector mosquito Aedes aegypti y por contagio inter humanos. Hasta ese momento no había existido noticia de casos fuera de África y Polinesia. Sin embargo desde 2015 la epidemia empezó a extenderse por América del sur. 




                                                  







El virus causa una enfermedad que tiene entre un (60-80)% de casos asintomáticos, siendo los síntomas muy leves cuando aparecen; las luces de alarma se encendieron porque algunos epidemiólogos encontraron una correlación entre la enfermedad y la aparición de una malformación fetal, la microcefalia. 




Los grandes gurús de la epidemiología entendieron que el grado de correlación era insuficiente para reconocer evidencia científica pero los servicios de Salud Pública aconsejaron abortar a las personas embarazadas que habían corrido riesgo de contagio, la razón que esgrimieron se fundaba en el pricipio de precaución. 





 




Existen medios para impedir el contagio pero el problema había sido el desconocimiento y algún embarazo podría traer niños con la malformación; en ese contexto aparece la firma norteamericana Planned Parenthood ofreciéndose a colaborar. No dejas de pensar que toda esta secuencia de acontecimientos pueda ser un capítulo de la lucha establecida por ciertas élites mundialistas para defender la preeminencia demográfica de los elementos anglosajones sobre Iberoamérica y disminuir a futuro la presión migratoria. Es sospechoso que la extensión del virus se haya producido después de una acción biológica contra el mosquito en esa zona. Se podrá hablar de conspiranoia pero con los antecedentes...


http://www.elmundo.es/salud/2016/09/07/57cfe0d7268e3e593a8b464a.html