6 sept. 2011

Gobernanza económica europea

La situación económica en Europa es catastrófica; estamos pendientes de un hilo para saber si los griegos podrán hacer frente a sus pagos o si quebrará Grecia.























En el horizonte, lo que aparece es el fin de la soberanía para los países de la zona euro y la entronización de una Alta Autoridad Europea Económico-Financiera. Las medidas de esta autoridad abrirían la puerta a bonos europeos y a la compra de deuda por parte del BCE, el precio: la pérdida de los restos de independencia de España.










Alemania habrá conseguido, sesenta y cinco años después, la victoria y la dirección de Europa. La Alta Autoridad, impuesta por los alemanes, ya que pagan, propondrá una unificación fiscal de la zona euro y fuertes limitaciones al endeudamiento a mayor gloria de las empresas alemanas. Como no tenemos la posibilidad de bajar los tipos de interés y devaluar la moneda, ya sólo nos quedará para competir: los salarios a la baja y aumentar las horas de trabajo.



























Para conseguir esto, se suprimirá la negociación colectiva, cada empresa negociará por separado, se suprimirá el límite de horas semanales de trabajo y, claro, se flexibilizará el despido. España no estará en condiciones de oponerse porque a pesar de que nuestra deuda pública no es la de peor estado en Europa, la deuda privada es descomunal, con todo el sistema bancario quebrado si se hicieran balances reales.










Por lo tanto a tragar; el Gobierno que venga tendrá que enfrentarse a una reestructuración y saneamiento del sistema bancario y a convencer a los sindicatos del fin de los convenios sectoriales o provinciales junto con la bajada de salarios reales, aumentando el tiempo de trabajo.


























Qué Dios nos pille confesados, e ilumine al que venga, dado que la tarea es hercúlea.

2 sept. 2011

Los indignados y el Papa

Sa ha producido, en agosto, una reunión en Madrid de jóvenes católicos a la que ha asistido el Papa. La afluencia turística a la capital se ha multiplicado y esto sólo ya justificaría los gastos de organización; pero claro, no todo es la economía, también existe el derecho de libre expresión, de reunión que define nuestra Constitución.









Todos los años, multitud de jefes de estado y dignatarios extranjeros nos visita, y esto tiene un coste; los políticos españoles viajan al exterior y, claro, esto tiene un coste para esos países. Pero la noticia, al margen del éxito de la JMJ, ha sido las acciones delictivas de los llamados indignados, quienes han decidido prohibir por su cuenta las manifestaciones religiosas, legales, cuando ellos nos han impuesto su manifestación constante e ilegal.








Llegados a este punto, sería muy interesante saber el coste de la protesta indignada en dinero y merma de los derechos de los madrileños. Estamos pues en la continuidad de la estrategia del gobierno que se plantea colaborar con el movimiento antisistema de cara a una táctica de lucha chavista contra el PP; lo de menos, como siempre, es el cumplimiento de la Ley.









Ahora, vemos el por qué del cultivo amoroso de la protesta por parte de Ferraz. Es necesario desentrañar la responsabilidad de Ministro del Interior, de la delegada del Gobierno y del señor candidato del PSOE. De Zapatero ya está todo dicho.










El pensamiento libre
Defiendo de viva voz.
Y muera quien no piense
Igual que pienso yo.

Los toros

La Asociación para un Trato Ético con los Animales (ATEA) cree que las autoridades públicas y, en especial, el lehendakari, Patxi López, tienen "muy atenuada su autoridad moral" para condenar otras formas de violencia como el terrorismo o la violencia de género y, a la vez, asistir a corridas de toros, informa Europa Press.









En concreto, ATEA ha reprochado la asistencia de López a los toros este pasado miércoles en Bilbao, lo que, a su juicio, denota "una preocupante esquizofrenia moral", ya que, a su juicio, ha "olvidado", por un lado, que es lehendakari de todos los vascos, "cuya inmensa mayoría no asiste a las corridas por propia iniciativa", y, por otro, que la tauromaquia representa "uno de los debates más intensos que puedan darse hoy en nuestro país".






"Siendo así, entendemos que el máximo representante político vasco hace un flaco favor a la imparcialidad bien entendida, teniendo en cuenta, además, que, con independencia de que se apoye o no, la corrida tiene como resultado inevitable el dolor y la muerte de individuos sensibles, lo que la convierte en un inaceptable atentado contra sus intereses más elementales", ha criticado.






En ese sentido, ha instado a los dirigentes institucionales que asisten a los toros a que expliquen a la ciudadanía las "razones exactas" de "por qué ha de verse con buenos ojos la lidia y no la agresión a una mujer, el vertido de sustancias tóxicas al mar o el tiro en la nuca".






"ATEA se opone con inequívoca rotundidad a todas estas realidades por la misma y concreta razón: afectan negativamente a las víctimas, con frecuencia de manera letal", ha precisado, para reclamar un debate "con la serenidad y la prudencia que merecen los hechos, pero sobre todo con rigor".






La asociación ha solicitado una reunión con el lehendakari para trasladarle "de primera mano los aspectos básicos del animalismo como pensamiento solidario" e intercambiar opiniones al respecto.




















Este escrito, enviado a los políticos vascos, es un ejemplo perfecto de la animadversión a la fiesta taurina; fiesta que es una de nuestras señas de identidad y única razón de que existan los toros bravos. En realidad los argumentos a favor de las corridas, y de la libertad para asistir o no a estos eventos, están inmejorablemente desarrollados en Ortega, y defendidos por personalidades como
Orson Welles o Picasso, y no añadiré nada a ese argumentario; sí lo haré a la caracterización de los grupos antitaurinos, ya sean ateos como los del escrito de arriba o cristianos sensibleros.























De estos últimos es el autor del artículo publicado en Diario de Alto Aragón el día 11 de agosto.




















Comenzaré por analizar el artículo de Atea, aunque se define por sí solo. Para ese colectivo, cuyo objetivo es prohibir a otros las corridas, la desaparición de los toros da igual; ellos sólo quieren hacernos ver que la vida de un hombre o la de un toro vale lo mismo; comparan torcidamente el terrorismo con las corridas, las comparan con los asesinatos de mujeres y lo que más miedo da es lo que subyace, es decir: si hay una razón para eliminarte, les daría lo mismo que si fueras una res.



















Los humanitarios de pacotilla consiguieron eliminar la muerte de caballos en nuestras corridas; y ahora en Australia las manadas, que ya no se usan en la caballería, se diezman desde helicópteros, sin imágenes, en secreto, debajo de la alfombra.





















En cuanto a nuestro buen cristiano, lleno de resentimiento y sensiblería como diría Nietzsche, califica a las corridas, rito ancestral que nos recuerda el mundo minóico-mediterráneo, como rito satánico. Califica a los toreros, que se juegan la vida fiándola a su arte para demostrarnos la realidad de la existencia, de poco humildes y arrogantes como si eso no fuera parte de su defensa contra el miedo.





















Pero hete aquí que, acabáramos, el cristiano se olvida de la Biblia (poblad la tierra y dominadla), y recupera el argumento de ATEA; los taurinos no sienten piedad del toro, se iguala de nuevo el toro con el hombre.









Estos sensibles que no quieren que nosotros seamos insensibles, que en definitiva nos quieren fastidiar, son los que aplaudirán cuando nos eliminen para paliar el calentamiento global.
Enlace

Sven Hassel

A la sazón, a mis quince años y debido a la esforzada afición a ver bichos, rapaces y otros animales de mis amigos, aprovechábamos las fiestas para ir al campo. Hacíamos senderismo, fotografía de pájaros, acampadas y supervivencia en cualquier sitio; era una actividad que comenzamos a hacer a los 12 años y a los 15, de cuando hablo, ya estaba muy desarrollada.










Aquel verano de quinto de bachiller nos fuimos a acampar a Sorogain en el Quinto Real (Navarra), la idea era subir al monte Adi y pasear por ese paisaje de hayas. Fue ahí donde uno de mis amigos, compañeros de colegio y de excursión, se llevó un montón de libros de Sven Hassel. Ese fue mi primer contacto con este escritor danés que me fascinó. Da igual que fuera imposible la presencia del grupo en tantos frentes de combate o la limitada calidad literaria, la fuerza del relato bastaba para obligarte a leer de noche a la luz del infiernillo.





















La biografía de Hassel se hace pública en algunas de sus novelas más recientes, así como en entrevistas.













La crisis generalizada de 1930 le obliga a emigrar a Alemania en busca de trabajo. En 1931, a los 14 años de edad, se enrola en la marina mercante como mozo de cabina, dando la vuelta al mundo.













En 1937 se alista en el ejército alemán y es destinado al 7º Regimiento de caballería, donde se le obliga a nacionalizarse para permanecer en filas. En cuanto lo hace, es trasladado al Panzerregiment 2 (2º Regimiento de Carros de Combate) en Eisenach. Su regimiento participó en 1939 en la invasión de Polonia, apareciendo así De Fordometes Legion (La Legión de los Condenados), en 1953.














En 1957, una enfermedad que contrajo durante la guerra (fiebre caucásica) le postra en cama durante casi dos años. Al recuperarse continúa escribiendo sus novelas. En 1964 se muda a Barcelona donde sigue viviendo hasta la fecha. En total ha vendido más de 50 millones de ejemplares en 18 idiomas.






En sus libros narra la historia de un grupo de soldados alemanes que viven siempre al borde del reglamento, algunos de ellos provenientes de batallones de castigo. Es un equipo de compañeros y camaradas en el frente, que viven el horror del combate en varios escenarios (Messina, Stalingrado, Francia, ...) donde con una imaginativa y apasionante narrativa describe las vivencias del soldado alemán común, representadas en sus personajes, y de cómo salvan, presencian o viven situaciones que afectaron al combatiente alemán en los más difíciles escenarios de guerra.









Un aspecto peculiar destaca de este grupo de soldados y es que están en contra del antisemitismo que normalmente mantenían muchos soldados de la Wehrmacht, en algunos capítulos incluso llegan a ocultar judíos perseguidos por las SS. La canción que tararean en los labios antes del combate es: " Ven, dulce muerte, ven a mi....". Entre sus personajes se encuentran: El Legionario (Alfred Kalb, cabo): de vasta experiencia en el frente, con infinidad de ardides y tretas que usa para su beneficio. Sirvió en la Legión Extranjera francesa. Un cigarrillo Caporal permanentemente encendido en sus labios es su seña de identidad. Se considera musulmán y es capaz de matar a cualquiera que insulte a Alá. Fue castrado en prisión por sus carceleros y sueña com montar un burdel cuando acabe la guerra.










El Viejo (Willie Beier, sargento) El combatiente alemán de mayor edad y más veterano, es el jefe de la sección (feldwebel, brigada). Por su experiencia y humanidad representa un seguro de vida para todos los demás miembros de su sección.










El frente de combate es su refugio para ocultar una tragedia personal: sin guerra él no existe. Es el único referente de cordura y prudencia en una guerra de locos, y sólo desea volver a casa y vivir en paz. Hermanito (Wolfgang Creutzfeldt) es un soldado brutal, gigantón de fuerza hercúlea, pero de cerebro minúsculo, que actúa casi por instinto. Compañero de aventuras de Porta y habitual saqueador de cadáveres, su especialidad son los dientes de oro y las reyertas de taberna. Como última característica queda decir que siempre llevaba un bombín inglés para imitar a su amigo Porta. Julius Heide (devorador de judios) es el típico soldado nazi fanático, que aplica el reglamento hasta en las situaciones más inverosímiles, lo cual no es obstáculo para que sea un soldado insuperable en combate. Terminó siendo un alto oficial en la Alemania del Este.









Porta: Josef Porta es el típico berlinés, soldado, buscavidas, juerguista y mujeriego, frío para actuar en combate, pero que cohesiona el grupo con su cálida amistad y camaradería.









Es, además, un consumado organista, flautista y cocinero. Su rasgo más característico es usar un alto sombrero de copa amarillo y un monóculo aunque haya oficiales presentes. Muchas de las historias orbitan en torno a sus viviencias. Nunca se separaba de su alcohólico gato Stalin a quien llevaba dentro de la mochila a todos los sitios, incluso a la batalla. Peter Barcelona Blom es sargento, al igual que "El Viejo", ha participado en la Guerra Civil Española en calidad de miliciano en el bando republicano. Más tarde es apresado por los nacionales y mandado a la tercera compañía del segundo batallón de la División Azul española.









De ella proviene su apodo, muchas expresiones en castellano y una vieja naranja arrugada que siempre tiene en el bolsillo. Gregor Martin, chófer del mariscal de campo Von Kluge en "General SS", amigo y compañero de aventuras, sobrevivió a la guerra.









Oberst Hinka, Manfried Hinka es el comandante del regimiento y protector de Porta; como los otros personajes, es joven, es uno de los pocos oficiales que cae bien al grupo.









Sven, Sven Hassel se representa a sí mismo en este personaje que es, como él, joven soldado granadero adjunto al grupo. Es un personaje poco definido y con un papel secundario en la narración.









Albert: Albert Mumbuto es la oveja negra (porque es negro) del grupo. Suele ser el blanco de las burlas de Porta y Hermanito. La vida de estos personajes en el frente es la esencia de los libros de Sven Hassel. Desde el punto de vista de Hassel, la guerra es brutal.









En sus libros, los soldados sólo pelean para sobrevivir, la Convención de Ginebra es un papel inútil para ambos bandos, las personas son asesinadas sin justicia ni razón, pequeños eventos pacíficos y encuentros amistosos pueden ser rotos en segundos, antipáticos oficiales prusianos amenazan constantemente a sus hombres con ejecutarlos sin ninguna provocación, enfadados soldados en ocasiones asesinan a sus propios oficiales... Son desheredados de la sociedad, escoria del ejército, soldados en un batallón de criminales convictos, en una época donde no debían escasear.








Pero la descripción que Hassel hace de ellos, de su camaradería en medio de situaciones donde la convivencia es muy difícil, de las complicadas relaciones entre ellos mismos y con el resto de los partícipes en la guerra enganchan al lector prescindiendo de su falta de rigor histórico y de otras consideraciones.








Su obra hizo que mucha gente se interesara por la II Guerra Mundial desde el punto de vista alemán, un punto de vista en principio poco corriente en el momento en que se empezó a publicar.

Pío Baroja y Hermann Hesse

A lo largo de la vida hay un grupo de ideas, en realidad, lecturas, conocimientos, acontecimientos que han marcado las lineas de tu propio pensamiento. No quiere decir esto que sean las que más te han divertido, ni las mejores desde el punto de vista artístico, muchas veces son desagradables, difíciles de desentrañar e incluso quisieras haberte librado de ellas. Voy a hablar de dos libros que me impresionaron especialmente y de sus autores, uno es "El Árbol de la Ciencia" de Pio Baroja y el otro es "El Lobo Estepario" de Hermann Hesse.


























Hermann Hesse (Calw, 1877 - Montagnola, 1962) Novelista alemán que en ocasiones utilizó el seudónimo de Emil Sinclair; obtuvo el premio Nobel en 1946. Vástago de una familia de misioneros pietistas, fue destinado al estudio de la teología y enviado en 1891 al seminario de Maulbronn.













De allí se fugó en 1894 e hizo el aprendizaje de relojero en Calw. En 1895 fue aprendiz de librero en Tubinga y trabajó como tal en Basilea a partir de 1899. Después del éxito de "Peter Camenzind" (1904) se instaló a orillas del lago de Constanza dedicado a la literatura. En 1911 viajó a la India, más tarde se fue a vivir a Berna y finalmente a Montagnola, cerca de Lugano.






Peter Camenzind puede ser considerada un arquetipo del género conocido como "novela de formación", de escritura reflexiva y melancólica, sobre un joven que llega del campo a la ciudad para acabar huyendo de la cultura urbana y regresar a la naturaleza y la vida sencilla. En esa misma línea, "Bajo la Rueda" (1906) expresa la rebelión contra la autoridad.











Pero el título que marca el paso del ecuador dentro de la obra de Hesse es sin duda "Demian" (1919), cuyas primeras ediciones se publicaron bajo el seudónimo Emil Sinclair y con el significativo subtítulo "Una historia de juventud"; escrita en medio de una profunda depresión, la novela es sin embargo un canto a la amistad, al arte y a la vida. "Siddharta" (1922), diametralmente distinta, recoge la experiencia del autor en la India y se convertiría, una generación más tarde, en el libro de cabecera de los primeros "beatniks" y "hippies", difusores en Occidente de la cultura budista.












Pese a que se negó a ejercer la medicina, Baroja tenía un ojo clínico que ya quisieran muchos ilustres matasanos. Fue, salvando las distancias, claro está, y a riesgo de incurrir en el agravio, una especie de House con boina y sin cachava. Un tipo huraño y montaraz, acidulado y cascarrabias, que diagnosticaba al vuelo cualquier enfermedad relacionada con esa patología anómala que es el género humano. Don Pío, sin embargo, era un conservador inconformista, un escéptico que nunca pecó de apático. Un hombre sin pelos en la pluma y sin plomo en las alas. Capaz, llegado el caso, de desplumar al más pintón o de poner como no vean dueñas a los pelanas encumbrados.











A esos, por ejemplo, que, antaño al igual que hogaño, pretenden ganar fama y fortuna con la ruina de España. A los que falsifican el pasado a voluntad y hacen de su capa un traje. A los que, mientras amagan con secuestrar el porvenir, le endosan al presente el precio del rescate. A quienes se empecinan en conseguir que el verso se tenga que encarnar en la usura prosaica: "De todas las historias de la historia...". La triste gracia de la historieta interminable.










Una de las series novelescas más interesantes de Baroja son las "Memorias de un Hombre de Acción", en las que Aviraneta nos desgrana la Historia de España contándonos sus aventuras, una Historia de tipos psicológicos de manera distinta a los "Episodios Nacionales" de Benito Pérez Galdós. Baroja era un patriota al que le dolía España; en sus últimos años vivió junto a su sobrino Julio Caro Baroja, eminente antropólogo, cuyas obras sobre Etnología vasca, y de otros pueblos, han abierto muchos ojos cerrados y cerriles.

Elogio de la pereza

Paul Lafargue fue un activista socialista que, entre otras cosas, trajo la "buena nueva" a España. Lo cierto es que no tuvo mucho éxito; los anarquistas, que llegaron después, encandilaron a la clase obrera radical y relegaron al socialismo marxista.








Paul había nacido en Cuba, en el seno de una familia de terratenientes franceses; fue a estudiar a París y luego a Londres, y ahí se enamoró del marxismo a la vez que lo hacía de la propia hija de Marx, Laura. Lafargue fue correspondido por la hija pero hizo falta toda la diplomacia de Engels para convencer al iracundo Marx que despreciaba a Lafargue.






























A pesar de una larga carrera de articulista político, defendiendo al socialismo, hay un fondo anarco-proudhoniano en Lafargue que odiaba Marx, ese fondo sale con toda intensidad en un libro delicioso: "El Derecho a la Pereza", donde se coloca como meta para el hombre, una sociedad en la que la maldición del trabajo estaría si no proscrita sí muy reducida. Transcribo la carta que dejó escrita tras suicidarse junto a su mujer, tomando cianuro potásico.



















Sano de cuerpo y espíritu, me doy la muerte antes de que la implacable vejez, que me ha quitado uno detrás de otro los placeres y goces de la existencia, y me ha despojado de mis fuerzas físicas e intelectuales, paralice mi energía y acabe con mi voluntad convirtiéndome en una carga para mí mismo y para los demás. Desde hace años me he prometido no sobrepasar los setenta años; he fijado la época del año para mi marcha de esta vida, preparado el modo de ejecutar mi decisión: una inyección hipodérmica de ácido cianhídrico. Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años.

1 sept. 2011

El hombre monofilogenético

Etnólogos, antropólogos y filólogos parecen estar de acuerdo hoy en el origen monofilogenético del hombre, a partir de una horda originaria estrechamente unida por vínculos de lengua, origen y condiciones ambientales comunes; echando así prácticamente por tierra la concepción histórica del siglo XIX, ebria de progresismo, que ya hemos tenido ocasión de conocer.



















Cada vez ha ido ganando en verosimilitud la hipótesis de que al comienzo de la evolución del hombre, existió, efectivamente, una humanidad encerrada por barreras naturales en un pequeño espacio que dominaba, reinando entre aquellos hombres la unidad, la confianza mutua y la paz, y teniendo que sostener una lucha tan enconada frente a la adversa naturaleza que no se sentían inclinados ni tenían motivos para, encima de tanta dificultad, matarse unos a otros.
























Si esta hipótesis, que llena de nuevo y maravilloso contenido esas leyendas primitivas de la "edad de oro" y de la "torre de Babel", se confirma podremos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la humanidad de hoy vuelve a encontrarse ahora, por primera vez al cabo de miles de años, en una situación semejante en muchos aspectos a la de sus comienzos prehistóricos.





















De esta situación inicial y a la búsqueda de espacio explotable, se fueron desgajando trozos de humanidad extendiéndose por el planeta, conservando todos su unidad genética observable en el cromosoma Y de los hombres o en el cromosoma X de Lucy.








Tras esta tremenda expansión, en la que se crearon las razas por aislamiento, los hombres se reencontraron constituyendo grupos de relación con lenguas comunes, rutinas y liturgias de encuentro y, claro, también con enfrentamientos. Entre esos grupos se constituían etnias mestizas que servían como puente de comunicación genético entre las diversa razas; pueblos como los uro-altaicos, los magiares, los lapones o los fineses.
























Al cabo de muchos siglos de caminar separados, los hombres vuelven a encontrarse en las fronteras de un mundo que les es ya completamente familiar, que se extiende ahora por todo el globo terráqueo y en el que se tropieza prácticamente por doquier con otros hombres a los que nos sentimos unidos, por lo menos, por condiciones de vida materiales y comunes.





















Hemos terminado de inventariar el planeta, y sabemos por eso que no existen ya argentinas ni australias que podamos colonizar y poblar. Si a ello se añade la extraordinaria facilidad de la comunicación de mercancías, ideas y personas, podemos afirmar sin exageración que hoy la humanidad está más estrechamente unida que la de los imperios del pasado.









Las distintas naciones no son más que provincias a las que no queda otro remedio que atenerse a las consecuencias que se derivan de este hecho.

Responsabilidad del Frente Popular

A propósito de la memoria histórica, de las culpas de la Guerra Civil que a tan mal traer le tiene en vilo a este simulacro de gobierno que tenemos, recuerdo la afirmación de Marx en el sentido de que la burguesía, siempre, tratará de llegar a acuerdos excepto en el caso de que se trate de su desaparición, ya sea como clase, ya sea físicamente.


















La actuación del Frente Popular en la República ignoró completamente esta máxima cuando se creyó con fuerza en 1934 y después de su victoria en 1936. La intención de la liquidación física de la oposición está en las publicaciones, cartas y artículos de sus dirigentes, y también en su actuación. Mes tras mes, había parte de bajas de los asesinados por los grupos extremistas que en aquella época eran los socialistas, facción Largo Caballero, y la Falange.















En 1936, la mitad del parlamento fue declarada ilegal y condenada a muerte, salvando la vida las señorías que pudieron huir. La existencia de un régimen democrático implica a su vez la existencia de un suelo constitucional que satisfaga tanto a los partidos de gobierno como a los de oposición; por lo tanto, en la Segunda República, y sobre todo en el periodo del Frente Popular, no había ese suelo de Rawls y no había pues democracia, ya que no se garantizaba el derecho de la oposición a oponerse y después ganar.

Zapatero y la memoria histórica

Como he comentado en otras entradas del blog, Zapatero tiene una pena honda, (jonda, jonda) por la muerte fusilado de su abuelo paterno en la Guerra Civil.








Evidentemente, no conoció a su abuelo y le pasa como a todos los que hemos nacido con nuestros abuelos ya fallecidos, que tenemos una cierta nostalgia de lo no vivido ante las fotografías color sepia. Pero no, él tiene una indignación y un dolor comparables a aquel que ha perdido a un ser querido o lo ha visto volar por los aires en una explosión.








Sin embargo, parece que sí que conoció a su otro abuelo, el materno, un médico pediatra, antiguo combatiente en el bando nacional y hombre conservador; éste es el que le compraba las chuches. Zapatero digno seguidor del "Hermano Mayor": quien controla el pasado controla el presente, quien controla el presente controla el futuro.










Sin querer, Zapatero nos muestra el ejemplo perfecto de hemiplejia histórica de la que adolece la "memoria histórica"
. Como nos dice el poeta refiriéndose a otra guerra civil de las muchas que jalonan nuestra historia.








"Me están convirtiendo en dos
a riesgo de ser ninguno.
En este Bilbao sitiado
por el vasco neanderthal,
mi sitio es el del artista,
con un abuelo carlista
y otro abuelo liberal."








Este tipo de hipocresía es similar al que tiene en relación con la Iglesia; siempre está echando pestes y alimentando el odio de los antisistema, pero luego a la hora de la verdad se casa por la Iglesia y llega a acuerdos de financiación; a saber: uno para financiar al clero y actividades eclesiales, otro para financiar el cuidado del arte de la Iglesia y otro para financiar la escuela concertada.









Zapatero rojo, feminista y utópico; especie de Marqués de Bradomín al revés cuya jerarquía de valores es: primero yo, después yo y luego joder a la derecha. Ante esto, no importa que se hunda España, el mundo o el PSOE.

Biografía de Obama

Desde la Segunda Guerra Mundial, los USA han estado convirtiendo la política en un espectáculo de Hollywood. Lo que mueve ese mundo es la imagen, de manera que el gobierno real está, cada vez más, en manos de organismos opacos y muy poco democráticos.


















La carrera hacia la corrección política dio un nuevo paso en 2008 y, ¡por fin!, eligieron a un negro, o al menos algo que se le parece.








La mamá es una chica blanca progre, de los años sesenta, hija de millonarios, dedica sus años de estudio a la investigación de campo en Antropología; como resultado de estas inquietudes nace Obama de un estudiante keniata becado, quien al conocer la noticia sale corriendo; ante esto, y teniendo en cuenta que el bebe puede privar a la chica de sus actividades de resistencia antifascista, entrega el chico a sus padres, de ella, para conseguir que no olviden el divertido rol de "padres".


















Los abuelos dan al chico amor y una excelente educación; hasta que su madre decide volver a ocuparse de su hijo junto a su nuevo tema de investigación: un empresario indonesio que además es radicalmente islámico. El muchacho pasa de esta manera a completar su educación en Indonesia, en una madrasa, aprendiendo el Corán de memoria y, claro, a leer y escribir árabe.
















La cosa no sale bien y madre e hijo regresan a USA, ella para continuar sus estudios y él para continuar su educación con sus abuelos banqueros en Hawái. Tras el bachiller viene la universidad y, como no podía ser de otra manera, Harvard dará al chico la formación propia de su clase. Estudia Derecho y se especializa en temas de caridad, ONG's y de paso también conoce a una becaria de familia de clase media, de color, excelente estudiante que acabará de abogada en un bufete caro para clientes negros millonarios; se casa con ella y obtiene un trabajo de profesor en la universidad de Chicago, pero no en Economía sino en la facultad de Política donde se enseña a la gente a vivir de subvenciones.




















Pero, mira por donde, le echa la vista encima un cazatalentos, muñidor político del partido Demócrata, aquí diríamos un fontanero del partido, y ve madera, le saca dinero pero a cambio lo hace senador; y de ahí a la presidencia de un país harto de Bush no hay nada. Asiste a la Iglesia de un pastor protestante que aplaude el 11M, porque USA se lo merece, pero él se cuida de votar sí a la invasión de Iraq.









Desde la presidencia, a roto con algunas arcaicas tradiciones, como la de no perseguir periodistas desafectos o molestas agencias de rating; además a endeudado a los USA hasta niveles insostenibles, encalomando una deuda bestial para los americanos del futuro. Todas sus guerras son, como no podía ser de otra manera, culpa de otros, y va a perder todas porque no tiene dinero para pagarlas y dice al enemigo que se retira a plazo, ya que él es premio Nobel de la Paz a priori. Éste es, señores, el emperador del mundo.

La Historia

La historia en sí, habría que ser Dios para conocerla, compendio de hechos, reacciones químicas, físicas, biológicas. impresiones, pensamientos conscientes e inconscientes. ¿Nace la historia? No, nos referimos al origen del hombre y aun antes (homínidos). ¿Nace la Historia? Sí, cuando a alguien se le ocurre estudiar el pasado.




















Ciencia Histórica,
las principales directrices de uso común por los historiadores en su labor son, en primer lugar la heurística (localización y recopilación de las fuentes documentales, que son la materia prima del trabajo del historiador); en segundo lugar la crítica de esas fuentes (distinguiendo dos formas de crítica, que se refieren al trabajo con las fuentes documentales: crítica externa y crítica interna); y en último lugar la síntesis historiográfica (que es el producto final de la historiografía).

















Terminado este proceso, queda la publicación, paso ineludible para que la comunidad historiográfica comparta y someta a debate científico y falsación su labor, y se divulgue entre el público para que su conocimiento pueda servir a los fines de la Historia.




















El esfuerzo de constatación de fuentes, hipótesis, documentos verdaderos o falsos, con su dosis de verdad o falsedad tanto unos como otros y el papel de la pseudohistoria bien hecha, que puede servir de fuente de la Historia cuando se conoce de que pie cojeaba el historiador.




















La memoria, reconstrucción de los recuerdos hecha de manera inconsciente, y la mentira con su dosis de verdad pueden ser fuentes de la Historia. Cada generación hace su propia Historia y vive su propia historia (barril de mierda, sudor y sangre).








La imposibilidad de la objetividad, incluso los mejor intencionados parten de un punto de vista, tienen unas creencias y unos prejuicios inconscientes. La Intersubjetividad como manera de refutar la Historia, el sometimiento al juicio de los otros, según lo expresado por Popper y George Herbert Mead.








El principio de indeterminación de Heisenberg, de forma que no podemos saber el devenir de los acontecimientos a través de un historicismo que nos prediga el futuro.








Por último nos quedan dos cosas, a mi modo de ver, fundamentales, a saber: la enorme dificultad de meternos en la piel de alguien del pasado, dificultad que se acrecienta conforme ese pasado es más antiguo y que se compadece con nuestra dificultad para ponernos en el lugar del natural de otro ámbito geográfico, dificultad que como ya he dicho aquí no se refiere a los impulsos de interés básico sino a aspectos morales, políticos y sociales; y la grave cuestión del por qué estudiar Historia.







Estudiamos Historia para comprender al ser humano en su espacio temporal y geográfico es decir para comprendernos a nosotros mismos y saber exactamente de dónde venimos. 









Las tres preguntas fundamentales de la existencia, a saber: de dónde venimos, qué somos y a dónde vamos se pueden responder por medio de la Religión, la Filosofía o la Ciencia pero encontrar la respuesta científica de la sucesión de eventos es materia de la Historia, en sus diversas especialidades; no es posible ser un buen gobernante y estadista sin conocer la Historia; los pueblos que ignoran su pasado están condenados a repetir sus errores.

La reforma de la Constitución

Como no está lloviendo lo suficiente en España, al emboscado Presidente del gobierno que no será candidato, se le ha ocurrido hacer caso al ucase de Ángela Merkel y Sarkozy, y ha propuesto una reforma constitucional para incluir el déficit máximo en la Carta Magna. Saltándonos el hecho de que demuestra la pérdida de la poca soberanía que en este mundo global nos quedaba, se observa la penosa inutilidad de la medida, pues con la misma facilidad que se hace se puede deshacer y la garantía de la Constitución es muy pobre; fijémonos en el Estatuto catalán o en la legalización de Bildu con un TC rendido a los partidos políticos y al gobierno.









Aun así, por vergüenza torera, me niego a incluir en la Carta Magna cuestión tan propicia a las modas y a los incumplimientos; bastaría con modificar la Ley Orgánica de Régimen Presupuestario. Pero no, se ha preferido una reforma opaca llevada al margen del Parlamento y del pueblo.








En relación con las formas, creo que hubiera sido posible, simplemente adelantando algo la disolución de las cámaras, ejecutarlo tras las elecciones, aprovechando ese tiempo para debatir y efectuar labor pedagógica a la ciudadanía.
Si se ha hecho, deprisa y corriendo, como una reforma cosmética para poder ofuscar a los mercados mal; si se ha hecho por obligación de la UE con más razón es obligatorio explicarlo.









Además la reforma es un bluf, ya que delega el auténtico techo de gasto a una Ley Orgánica posterior. Nos toman el pelo en todo.











Pero en el meollo de la cuestión, no tengo más remedio que dar la razón a los que piensan que es necesario un techo de déficit, exactamente como en nuestra casa, sólo podemos endeudarnos en una cantidad, so pena de quebrar. El límite esta relacionado con las perspectivas de crecimiento, los ingresos reales y sólo debe hacerse en materia de bienes para el incremento de la producción. Podemos costearnos el estado de bienestar del que somos capaces y no más. Y desde luego, esta reforma no está obligada a referéndum pues es de parte no esencial de la Constitución.







¿Qué trampa saducea preparará el Presidente a la odiada derecha? ¿El 15m, los agentes sociales, la imposibilidad de realizar unos presupuestos pactados y pensados, o todo junto? Cualquier cosa. ¿Hay algo más claro que esto para demostrar que, con tal de salir en la foto, el Presi se carga España, la Constitución y hasta el PSOE?







Me sobresalto soñando, una pesadilla, algo así:








"España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, el techo de déficit, la igualdad y el pluralismo político".