31 jul. 2013

España frente a Europa


España es Europa geográficamente y espiritualmente (la cristiandad) pero nada tiene que ver con la unión política ni con el movimiento europeo. Nuestro viejo espíritu quizá persista, incluso demográficamente, en alguna parte de las inmensidades hispanoamericanas pero se pierde incesantemente entre nosotros a manos de una caterva de ideas y políticos de un falso progresismo.

















El Imperio español fue desmoronándose, y hace cien años terminó de desaparecer como tal Imperio real. ¿Perdió con ello España definitivamente su identidad? No me corresponde a mí contestar. Pero si algo de esta identidad permanece tras el naufragio, mayores peligros le acometerán cuando la pretendan insertar en la nueva identidad que sus políticos quieren a cualquier medio conseguir para ella, a saber, la identidad europea. Sobre todo si esta nueva identidad se lleva a costa del desmembramiento de su unidad. 

















Los intereses objetivos de los Estados hegemónicos de la Unión Europea -que es la Europa del capitalismo y de la OTAN- tenderán, en principio, a favorecer ese despedazamiento real (aunque no sea nominal) de la unidad de España para así poder negociar desde las posiciones del león con las eventuales nacionalidades soberanistas futuras (asombrosamente la "izquierda socialista" suele considerar la inserción de España en la Europa capitalista como un objetivo central de su programa de izquierda).
















El Imperio español desapareció hace cien años pero queda flotando como "comunidad hispánica" y ésta es ya una alternativa real al islamismo tercermundista y al protestantismo capitalista.

















¿Quiere decir esto que hemos de salir de la UE y de la OTAN? No por cierto, lo que hemos de comprender es que nuestra relación con Hispanoamérica es por amor y nuestra relación con aquellas es por interés. Luchar por nuestros intereses, en una UE que regrese a ser lo que fue en principio y una OTAN cuyo hegemón comprenda nuestra posición, es la única manera de empezar a encarar nuestras crisis: moral, demográfica, nacional y económica. 

24 jul. 2013

Las riquezas del Vaticano










Hace unos años, hice un viaje por Italia recorriendo las ciudades y destinos clásicos, también Roma, y claro visité el Vaticano; con sus inmensas riquezas artísticas y con su inmensa pequeñez en tamaño. Durante esos días, cené con un matrimonio de bilbaínos retirados los que entre garbanzo y tropezón despotricaban contra las riquezas vaticanas, "cuánto mejor vender esas obras de arte y dar el dinero a los pobres"; cuando se cansaron de su rancio anticlericalismo, me hablaron de sus muchos viajes (Atenas y la Argentina), al parecer ellos estaban exentos de escandalizar con sus posibles.

















Así que decidí contestar; les expliqué que quienes pagaron ese arte querían honrar a su Dios, que si la Iglesia decidiese vender esas obras Italia no lo permitiría, que el turismo permite vivir al Vaticano y que la Iglesia necesita cierto dinero para funcionar en su misión y en su caridad. El hambre y la necesidad se comienzan a resolver cuando a la gente se le enseña a pescar no cuando se le da pescado. Quienes han decidido ayudar económicamente al tercer mundo buscan a la Iglesia, los misioneros son los más fiables.

18 jul. 2013

Mundos estables e inestables


José Joaquín Arazuri Díez ha pasado a la Historia de Pamplona como un experto conocedor y amante de su ciudad. La afición de Arazuri nació al poco de casarse, cuando en casa de sus suegros encontró unas antiguas postales de Pamplona que guardó.












Con el paso del tiempo la colección fue aumentando, bien gracias a donaciones de particulares o bien por las copias que el propio Arazuri hacía de documentos gráficos que luego archivaba de forma meticulosa. A este trabajo le seguía otro de documentación en el que Arazuri se afanaba por localizar el mayor número de datos y fechas. Surgieron así sus primeros trabajos sobre la historia menuda de Pamplona: Pamplona antaño, Pamplona estrena siglo, y Pamplona, calles y barrios, una de las más populares. De manera que al archivo fotográfico va unida una amplia documentación histórica. 













En Arazuri se observa una Pamplona estable y tranquila con sus crisis inevitables pero fundamentalmente fiable, parecida a su pasado. En él vemos como al principio del siglo XX, el fundamento de lo que se consumía en Pamplona se fabricaba en la cuenca del Arga con pequeños añadidos de la Provincia. Sólo materias muy concretas llegaban del resto de España y los productos extranjeros eran muy raros. El mundo del trabajo era estable, casi gremial, y las convulsiones actuales en el empleo hubieran sonado apocalípticas.











En mi infancia Pamplona no había cambiado mucho, por supuesto que estaban ahí las nuevas tecnologías e industrias pero fundamentalmente la ciudad giraba sobre los mismos ejes de antaño con familiones yendo a misa el domingo, con un casco viejo habitado por los propietarios de los pequeños comercios y por los dependientes, con niños que heredaban la ropa de sus hermanos. Recuerdo escenas sueltas: el día del Corpus con el ejército acompañando a la procesión y profusión de banderas de España (algunas tradicionalistas), un encuentro ecuménico en la catedral donde vi por primera vez !un rabino Judío¡ Con decir que el primer hombre de color que vi, fuera de las películas de Tarzán, era un estudiante del Estudio general de Navarra en la Cámara de Comptos. Desde luego una Pamplona limpia y católica.











Era como ese mundo estable de los etnógrafos del siglo XVIII que, según decía Julio Caro Baroja, los nacionalistas veían como una foto fija. El mundo en realidad es caótico y fluye en épocas caóticas como el volcán que nos ha tocado vivir, con el casco viejo lleno de bohemios o de extranjeros ilegales dispuestos a convertir la zona en una especie de barrio chino; inestabilidad en el trabajo, ruptura familiar, hundimiento de mitos y creencias. Mundos a lo Solomon Kane, agrestes y turbios donde los católicos se confunden con brujos. En realidad mundos solitarios a la espera del final.

14 jul. 2013

Snowden

En 1994, se estrenó una palícula, "Peligro Inminente", basada en una novela de Tom Clancy escrita en 1989; en ella, de manera muy bien documentada en todo lo que tenga que ver con armas, medios electrónicos y tácticas de combate, se hace mención a un sistema de espionaje electrónico digital para analizar todas las conversaciones, siguiendo un programa de selección de modelos, perfiles y señales que sirve para grabar las conversaciones sospechosas. Al parecer ese sistema estaba ya operativo desde 1976 y su nombre es Echelon.







 






Este sistema está dirigido desde Fort Meade en el Estado de Maryland y agrupa a los miembros de la comunidad occidental de habla inglesa (USA, UK, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) que participan tanto de la ejecución de medios como de la información obtenida. En un principio estaba al servicio de las diversas alianzas occidentales (OTAN, SEATO, etc.); durante la guerra fría servía para interceptar las comunicaciones de la URSS y sus satélites pero hoy en día, después de la guerra fría, se ha puesto mayor énfasis en el control de comunicaciones por satélite y radio en Centro y Sudamérica, principalmente como medida para localizar tráfico de drogas y a los traficantes en la región así como las actividades terroristas.  





 







Varias fuentes afirman que estos Estados han ubicado estaciones de intercepción electrónica y satélites espaciales para capturar gran parte de las comunicaciones establecidas por radio, satélite, microondas, móviles y fibra óptica. Las señales capturadas son luego procesadas por una serie de superordenadores, conocidos como diccionarios, los cuales han sido programados para buscar patrones específicos en cada comunicación, ya sea direcciones, palabras, frases o incluso voces específicas. Según algunas fuentes el sistema dispone de 120 estaciones fijas y satélites geoestacionarios. Éstos podrían filtrar más del 90% del tráfico de Internet.






 







Las antenas de Echelon pueden captar ondas electromagnéticas y trasmitirlas a un lugar central para su procesamiento. Se recogen los mensajes aleatoriamente y se procesan mediante los diversos filtros buscando palabras clave. Este procedimiento se denomina "control estratégico de las telecomunicaciones". 







 






La reorganización de estos servicios para la lucha contra el fundamentalismo islámico y otros (ya sean enemigos de USA o amigos), así como para conocer la estrategia de empresas competidoras de las anglosajonas, se llama PRISM.





















Los informes y documentos filtrados por Edward Snowden en junio de 2013 indican que PRISM se emplea como un medio para la vigilancia a fondo de las comunicaciones y otras informaciones almacenadas. El programa tiene como objetivos a aquellos ciudadanos que vivan fuera de Estados Unidos, aunque también se incluye a los ciudadanos estadounidenses que hayan mantenido contactos con personas que habitan fuera de las fronteras del país. Los británicos controlan el flujo de datos del "nodo" de UK, donde confluye toda comunicación entre Europa y América. Los datos que supuestamente la NSA es capaz de obtener gracias a PRISM incluyen correos electrónicos, vídeos, chat de voz, fotos, direcciones IP, notificaciones de inicio de sesión, transferencia de archivos y detalles sobre perfiles en redes sociales. La desfachatez y capacidad de manipulación de la democracia por parte de estas agencias ya había quedado reflejada en casos como la operación GLADIO























Snowden, un antiguo trabajador de la CIA y contratista de la NSA, ha destapado este escándalo (poco escándalo, pues todas las potencias lo saben, lo que no quieren es que se haga público). Ahora vive en una especie de limbo en el aeropuerto de Moscú, de donde espera salir a un país como refugiado político o a Estados Unidos donde le espera la pena de muerte. Snowden es apoyado por las organizaciones favorables a la libertad en internet y por las que apoyan la lucha por la intimidad, tambien Julian Assange de Wikileaks a expresado su apoyo.

2 jul. 2013

USA

En el siglo XX todos los habitantes del mundo occidental, y al final todos los moradores del resto del planeta, vivieron mentalmente en dos países, el suyo propio y Estados Unidos de América. Sin embargo, a diferencia de otros Estados, en su ideología nacional Estados Unidos simplemente no existe. Sólo alcanza metas. Su identidad colectiva sólo surge para ser el mejor, el más grande, el país superior a todos los demás y el modelo reconocido para el mundo.






 






Hablamos de un país en el que siempre el número de residentes nacidos fuera de allí es un tercio del total, y eso sin contar a turistas, hombres de negocios y estudiantes. USA ha sido el mayor importador de capitales, personas y mercancías; ha sido el mayor exportador de capitales y mercancías. USA ha ganado la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría y se nos manifiesta como el Hegemón absoluto. 






 






Pero en su relativamente corta existencia, ha ido variando de identidad cultural en función de las nacionalidades que constituían el grueso de los inmigrantes recibidos, se ha mezclado con las culturas de los lugares donde ha desempeñado guerras y ha tiempo que perdió la edad de la inocencia respecto a Europa. No tiene amigos permanentes sino intereses permanentes, mira más a Extremo Oriente que a Europa y tanto el fin de la URSS como la conversión del Mercado Común en Unión Europea le producen desconfianza. 







 






Debajo de un patriotismo algo ingenuo aparece la desvalidez de una ausencia identitaria. El día que deje de ser la superpotencia, el conflicto está servido a no ser que exporte al resto del planeta su diversidad.