11 ene. 2012

Medidas de gracia

Hace pocos días se celebró una manifestación de la nueva marca de Batasuna que, agrupando a otros partidos y bajo la promesa de no atentar, ha conseguido un resultado importante en las elecciones municipales y luego en las nacionales.



















El objetivo de la convocatoria era pedir un reagrupamiento de los presos etarras en cárceles del País Vasco; paralelamente hemos sabido de las consignas enviadas por la banda al colectivo de presos en el sentido de no mostrar arrepentimiento, insultar a las víctimas y decir que la única victima es Euskadi.



















Ante tal desfachatez es necesario hacer algunas apreciaciones: el País Vasco no es un territorio ocupado por España, basta ver la trayectoria histórica vasca para comprender hasta que punto los vascos aceptaban su integración en el Estado español. La Reina Isabel II decidió veranear e ir a tomar los baños a San Sebastián porque no encontró otro lugar más seguro, la percepción de los vascos en España era la de gente fiable e incluso los ultramontanos carlistas se sentían más españoles que nadie.









El inventor del nacionalismo vasco Sabino Arana hablaba en su obra de "despertar" a los vascos al nacionalismo, señal de que en ellos era extraño. Los condicionamientos morales para aceptar la lucha guerrillera en defensa de una política son, tanto para el cristianismo como para la escuela de Frankfurt (Habermas), claros y transparentes; estar sometidos a una opresión tal y a una persecución que obligue a tomar las armas en defensa propia, y eso teniendo en cuenta que en ningún caso el terrorismo está legitimado ni siquiera en las guerras justas.




















Las condiciones de la España de 1968 no eran las que podían propiciar la legitimación de la lucha armada; repito que el terrorismo no está legitimado nunca.










Cuando en la década de los cincuenta el PCE abandona la lucha armada, documenta este hecho con una declaración en el sentido de que entonces ya era posible luchar políticamente frente al régimen. Ex etarras entregados a la lucha contra ETA (Mario Onaindía y Teo Uriarte) han reconocido la ilegitimidad de la lucha armada (el terrorismo) también en la época franquista.





















Cuando se produce la transición y llegamos a la democracia, las posibilidades de lucha política se multiplican ad infinitum; sin embargo, ETA sigue matando, robando, atentando y extorsionando en mayor cantidad (mucho mayor) que en el anterior régimen. La democracia pues no le debía absolutamente nada a ETA, pero decide, a mi parecer de manera injusta, ser magnánima con ella.










A partir de la transición, ha habido dos amnistías y cuatro indultos para los presos de ETA; el primer indulto se produce a la muerte de Franco y a la toma de posesión de Juan Carlos a título de Rey, la primera amnistía se produce antes de las elecciones de 1977 y es por imposición del PSOE, llega a todos los presos menos unos cuantos reos de delitos de sangre, con estos últimos se llega a la solución del extrañamiento en Suecia; nadie queda en las cárceles y en julio ya están los extrañados paseándose por España.










La siguiente amnistía se produce en 1978 cuando se aprueba la CE; nadie queda en las cárceles. El siguiente indulto se produce en 1982 cuando Felipe González lleva a término el pacto de Rosón, ministro de interior de UCD, con los séptimos de ETA pm.










La dispersión para evitar el fortalecimiento del llamado frente de makos se produce bajo el mando de Enrique Mújica como ministro de justicia y es perfectamente legal (acordaos de Papillón). El siguiente indulto acontece durante las conversaciones de Lizarra en 1998 con un relativo acercamiento de presos, no queda nadie en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla; produciéndose excarcelaciones de etarras enfermos por razones humanitarias.









El siguiente indulto se produce durante las conversaciones de Zapatero en 2005 con excarcelaciones humanitarias y nuevos acercamientos de presos.




















A pesar del brutal atentado de la T4, se sigue negociando y ahora sabemos que quien se puso fuerte frente a ETA fue Juan José Imaz presidente del PNV.









Patxi López ha pedido a Rajoy medidas respecto a los presos y ha sido contestado por Nicolás Redondo Terreros para denunciar lo inconveniente de la intervención.








Zapatero ha pedido hablar con el Ministro del interior.
¿Para qué?

10 ene. 2012

La independencia de Escocia

El Reino Unido no ha destacado en la historia por ser un poder débil que permitiese a los territorios bajo su férula grandes dosis de libertad. Así ocurrió con la independencia de USA o de la India; y si ha permitido la devolución de poderes de Australia, Nueva Zelanda y Canadá es porque se han mantenido dentro de la Commonwealth, en una comunidad política, comercial y militar de gran envergadura y por la imposibilidad contemporánea de mantener el Imperio Británico; fijaos si no en la II Guerra Mundial.























Las razones por las que Cameron ha reconocido el derecho de Escocia a realizar un referéndum de autodeterminación no son el reconocimiento internacional a ese pretendido derecho, que como he explicado aquí es imposible de mantener, no; Cameron sabe que incluso un resultado positivo a la independencia de Escocia le supondría graves encontronazos con el Tribunal Supremo de su país. La razón es que el poderío económico británico, su potencia militar y la crisis del Estado-nación a estas alturas del siglo XXI, le permiten marcarse el farol.















En la actual turbulencia recesiva del euro, el rescate de Irlanda, país que se independizó de Inglaterra en otra época y tras océanos de sangre, se ha producido con la colaboración del Banco de Inglaterra lugar donde hoy en día reside la auténtica soberanía.













Otra cosa es el caso español, donde una hipotética independencia de Cataluña o el País Vasco supondría en la práctica la entrega de ambos territorios a Francia (o a otros poderes) y la imposibilidad de controlarlos económicamente o de cualquier otra forma, produciéndose un desmoronamiento de la cohesión de España, y en la práctica el fin de los restos de la soberanía española.
















¿Por qué lo ha hecho Cameron, si esto contraviene todos los acuerdos para evitar balcanizaciones dentro de la UE? Pues la jugada puede tener connotaciones en el pulso de poder entre UK y el eje franco-alemán.

















Seguiremos informando.

4 ene. 2012

La política y la sociedad de género

Contaba, en otro lugar del blog, el problema que suponía para las compuertas de regulación del río Tíber, en época del emperador Trajano es decir en la mayor gloria del Imperio, el bloqueo por culpa de los restos de abortos y recién nacidos que eran arrojados al río. Por lo que se ve, el comienzo del fin de Roma ya estaba en marcha, como denunciaba Juvenal (sátiras).





















Digo esto a propósito de los despropósitos organizados por la llamada política de género. Divorcio fácil, aborto, igualdad, y no equivalencia, de sexos, totalitarismo homosexual, ley de igualdad para los consejos de administración colocando a la política por encima del Derecho y de la capacidad de gestión.









De un tiempo a esta parte, ha aparecido un factor ideológico radical que profundiza en la crisis occidental; es la política de género.
Se ha instalado insidiosamente en las instancias de poder, auspiciada por un grupo de radicales que entienden la política entre los sexos de manera neo marxista. Hombres y mujeres estarían según esa posición sometidos a una dominación de clase no económica sino patriarcal.









Los proponentes de esta ideología quieren afirmar que las diferencias entre el varón y la mujer, fuera de las obvias diferencias anatómicas, no corresponden a una naturaleza fija que haga a unos seres humanos varones y a otros mujeres. Piensan más bien que las diferencias de manera de pensar, obrar y valorarse a sí mismos son el producto de la cultura de un país y de una época determinados, que les asigna a cada grupo de personas una serie de características que se explican por las conveniencias de las estructuras sociales de dicha sociedad.





















Quieren rebelarse contra esto y dejar a la libertad de cada cual el tipo de "género" al que quieren pertenecer, todos igualmente válidos. Esto hace que hombres y mujeres heterosexuales, los homosexuales y las lesbianas, y los bisexuales sean simplemente modos de comportamiento sexual producto de la elección de cada persona, libertad que todos los demás deben respetar.




















Esta ideología esconde un vuelta totalitaria al marxismo más viejo y superado, pues los marxistas de la Escuela de Frankfurt (Habermas) hace tiempo que han descartado en su dialéctica tanto la superación definitiva de las contradicciones como la necesidad perentoria de destrucción de la sociedad actual a manos de esas mismas contradicciones, (Tasa de ganancia). En realidad enmascarado con la dialéctica resurge el mito de Jauja.









Admitiendo que un comportamiento complejo, como es el sexual, no está determinado genéticamente ni es consecuencia ineluctable de una carga genética determinada, hemos de comprender que el mundo natural interactúa con la genética a través de un proceso evolutivo, de ahí el comportamiento sexual de los animales, de ahí el enfrentamiento de la sociedad con la naturaleza de cara a su supervivencia.



















Por esto, pensadores que no estaban influidos por el cristianismo, pero con un sentido lógico de la sociología (Aristóteles), entendían que aspectos derivados de la natalidad y comportamientos viciosos demolían la capacidad de defensa de la sociedad, dejándola inerme ante otras sociedades más sanas.









En alianza con los obsesionados del ecologismo radical que piensan que sobramos, quieren destruir la sociedad, y en su operación está esconderse dentro de los movimientos feministas y de defensa de los homosexuales que buscan evitar los abusos contra estas minorías para arrastrar estos movimientos a una acción revolucionaria en el sentido de demoler nuestra sociedad.

La familia, los hijos

Recuerdo que un amigo mío, ya fallecido, solía decir que las personas calificadas de jóvenes como excéntricos, cuyas excentricidades se veían con indulgencia, si con el paso del tiempo no se centraban, acababan convirtiéndose en raros, estrambóticos o extravagantes.










Él, solterón empedernido, veía en la presencia de los hijos un bien no solamente social o familiar sino también personal, pues nos sacaba del egoísmo y el egotismo imbuyéndonos un sano altruismo.





















Estaremos de acuerdo en que la familia es la célula básica de la sociedad y, a pesar de los esfuerzos realizados por los anarquistas de todas las facciones, no se ha conseguido encontrar un sustitutivo que consiga superar esta forma de relación, manteniendo un mínimo de cohesión social, sin caer en la cultura de la muerte.










Sin embargo, hace ya tiempo que los poderes detentadores de la economía, ésa que dicen que ha estado desregulada, determinaron conseguir un núcleo familiar al que debían obligar para sobrevivir, con lo que ahora se considera un mínimo de dignidad según el mantra de los medios de comunicación, a trabajar a ambos miembros de la pareja.





















Si a eso unimos la pérdida de la fe religiosa, y el temor de Dios, y el miedo al abismo de la miseria entenderemos la suicida ausencia de hijos en la familia occidental contemporánea. Los seres humanos se van haciendo viejos misántropos en un cúmulo de gadgets y egoísmos que llevan inequívocamente al autismo social, a la soledad, a la ruptura de la pareja y al vacío.










En ese contexto, realidades como el aborto, la droga, la eliminación de los viejos (que Dios nos coja confesados) o la ruptura de la pareja se tornan habituales.





















El masivo fracaso matrimonial, inducido por ideologías impulsadas al máximo desde los medios y desde el poder, es al mismo tiempo familiar, sobre todo cuando hay hijos pequeños por medio, puesto que no se cumple la misión educativa de la prole que se supone asociada al matrimonio. El incremento de las rupturas extiende otros muchos daños de todo tipo, emocionales y psicológicos, incluso económicos, cuya manifestación más escandalosa pero no la principal, es la violencia domestica.










Será necesario recrear una sociedad donde a las mujeres les resulte atractivo tener hijos y eduquemos a los hijos en la necesidad de aumentar los niveles de aguante en el mantenimiento de la pareja. Es lo único que podemos hacer para detener la ruina de Occidente y detener también la invasión de los nuevos bárbaros.

2 ene. 2012

El señor Rosell

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, se ha despachado, una vez más, a gusto contra los funcionarios públicos, pidiendo la disminución de su número y exigiendo la pérdida de lo que él llama privilegios. Rosell proclama que vivíamos por encima de nuestras posibilidades.









Y lo cierto es que por número de habitantes, por PIB y por la complejidad de su Administración, España no es de los que tienen más en la UE; sin que esto quiera decir que no se deba corregir los problemas de descoordinación, duplicidad y el florecimiento de empresas públicas de servicios, totalmente innecesarias, propiciadas por los políticos









Rosell pertenece a esa casta de cortadores del cupón que en España son la "élite" empresarial, y es perfectamente consciente de que para negociar con los sindicatos, lo que de verdad le interesa, es necesario crear unos muñecos del pim pam pum como los empleados públicos.









Al amigo Rosell, quizá, le encantaría que quedase sin efecto la condición de inamovible del funcionario público, lo que permitiría regresar a la figura del cesante, anterior a la reforma de Bravo Murillo, y ante la dependencia del funcionario del político de turno, facilitar los negocios de los empresarios que viven de la teta del Estado y de paso facilitar el clientelismo y la corrupción.








¿Quiénes vivían por encima de sus posibilidades? ¿El mileurista? ¿El funcionario? ¿El parado que cobra la ayuda?







La desfachatez de este tipo es "de libro", pero si algo es cierto es que hemos estado manteniendo muy por encima de nuestras posibilidades a todo un circo político y a una pléyade de vividores, aprovechados, sinvergüenzas y granujas que pueblan la casta política, financiera y empresarial de este bendito país.






Mucho descontrol y astronómicos beneficios empresariales de empresas que contrataban continuamente con las distintas Administraciones, que, si analizamos las cuentas, la obra al final la hacía la contrata, de la subcontrata, de la subcontrata de la que ganó el concurso, por una fracción de lo que realmente le costó al bolsillo de los contribuyentes españoles (o europeos, si fue con cargo a los fondos estructurales). La red viaria española debería estar hecha con un adoquinado de oro macizo, por lo menos.





Eso explica cómo al salir de la política nuestros políticos acaban de consejeros en grandes empresas y bancos, aunque su gestión hubiese sido una soberana mierda pinchada en un palo. Si nos ponemos a investigar un poco, encontramos a muchos parientes directos de éstos copando puestos en estas empresas, con sueldos muy por encima del mercado y muy por encima de su currículum profesional. ¿Cuánto nos ha estado costando esta sangría?






Y cuanta responsabilidad de lo que hoy pasa la tienen estos mismos tipejos que nos quieren apretar a nosotros el cinturón, mientras ellos no se apean ni un ápice de un estilo de vida VIP. Esto sucede en un país, en el cual, hasta el alcalde del último pueblo se pone el sueldo que le sale de la vara de mando o un coche oficial que pagamos todos. Un país con un excesivo número de municipios para la población existente.






Rosell, que fue periodista antes que empresario, sabe la fuerza que tienen las campañas de opinión y que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad; es un político que fundó un partido en la transición (¿por cuenta de quién?) Es lo contrario del capitán de empresa que desarrolla una idea innovadora, que crea negocio vendiendo ordenadores, programas o fregonas.