25 jul. 2017

Quilombo para el NOM

Quilombo es una palabra del español americano que procede del argot lunfardo. Originalmente significa prostíbulo desordenado pero por analogía significa caos, situación caótica, incluso en España (por el cine, la televisión y la inmigración).
El quilombo es la manera como la élite globalista pretende sustituir el nucleo muerto de la Civilización Occidental por un humanitarismo grosero y políticamente correcto, nada que ver con el viejo humanismo cristiano o liberal.











La élite política quiere, como en todas las épocas, el dinero, el poder y el prestigio pero siempre se compadece con una ideología dominante. Hasta la Segunda Guerra Mundial y tiempo después con la guerra fría, esa ideología excusa era el humanismo cristiano pero ya no, ahora quieren otro núcleo, otra civilización. Su excusa es el enésimo maltusianismo y ecologismo mal entendido; la pobreza es buena, la auteridad mejor, la sostenibilidad...
Para ello el quilombo sirve para destruir los restos del humanismo que ha prevalecido en Occidente. Destrucción de la familia por la ideología de género, fin de las clases medias, aculturación por las oleadas de inmigrantes; destrucción de Estados, guerras asimétricas.












Un ejemplo se ve en la llamada primavera árabe cuya finalidad es inundar Europa de refugiados, destruir la cultura religiosa de nuestra sociedad con el Islam. Realidades como el ISIS no se comprenden sin esos objetivos. Ha tenido que ser la intervención rusa la que nos enseñe la falsedad de la lucha contra el ISIS anterior a su intervención. El ISIS ha barrido la rica diversidad religiosa y cultural de Mesopotamia; personajes como Rodríguez Zapatero y Clinton son los adalides del NOM, y por muchos correos electrónicos que se hagan públicos nada ni nadie los detendrá hasta que no tomemos conciencia de esta guerra en la que ellos son el enemigo.

No hay comentarios: