20 ago. 2012

Martínez y LLorente

Estoy asistiendo asombrado al culebrón veraniego que se está representando a orillas de la ría Nervión y que transcurre en la España de la crisis con la importante cuestión de Fernando LLorente y Javier Martínez.

















Ante este espectáculo ha habido diversas reacciones, los "buenos" oficiales han cargado contra el desquiciamiento del fútbol que resulta "obsceno" en un escenario de crisis como si LLorente y Martínez tuvieran la culpa y no los directivos e intermediarios. No, los jugadores quieren maximizar sus beneficios porque la carrera del deportista es corta, y sus beneficios no solamente económicos sino también deportivos (proyección de su carrera).


















Han terciado Azkuna y Urkullu quienes como políticos deben preocuparse de sacarnos de la crisis y como aficionados del Athletic deben ser justos con los jugadores y comprender sus puntos de vista aunque no los compartan; no deben lanzar a las turbas contra los jugadores, deben condenar las amenazas y los insultos racistas (españoles h...p...). Me da pena sobre todo por Azkuna que creía era un hombre serio. Los jugadores profesionales LLorente y Martínez, junto a sus cualidades, les deben agradecimiento a todos los clubes y equipos donde se han formado (el Bilbao se los llevó vía talonario) pero ellos han devuelto en forma de juego esos favores, no son soldados sólo profesionales.

















En cuanto al Athletic de Bilbao creo que debería revisar su política futbolística. Una política de cantera del siglo XXI como la hace el Barça o el Ajax, y a otro nivel el Sporting de Gijón y el Celta de Vigo, pasa por desarrollar jugadores y obtenerlos allí donde se encuentren y no por tener el equipo A profesional totalmente poblado de narices aguileñas, rh negativos o apellidos vascos.

Con la afición al fútbol que hay en el País Vasco y la fuerza económica de Vizcaya podría disponer de un equipo capaz de medirse al Madrid o al Barça.
¡Qué se bajen del burro racista!

No hay comentarios: