13 abr. 2013

Un mal sueño

Entre las dos coreas, en estado de "alto el fuego" o armisticio desde 1953 hasta su ruptura en marzo de 2013, hay un espacio desmilitarizado perteneciente a Corea del Sur. Sus habitantes, en su mayoría dedicados a la agricultura y la ganadería cobran además un sueldo del gobierno del Sur lo que les convierte en auténticos privilegiados, a cambio serán los primeros en ser barridos ante un ataque del Norte.








 






Eran las celebraciones del año nuevo chino o cualquier otra cosa, un puñado de adolescentes lo celebra por todo lo alto en un chalet de la zona desmilitarizada, y han conseguido colar cohetes pirotécnicos en la casa. Durante la velada fuertemente regada de alcohol alguien lanza los artefactos festivos que brillan en el cielo.







Muy cerca de allí, en la torre de vigilancia 101 de Corea del Norte, dos soldados de la República Popular hacen guardia; han estado entreteniendo su tiempo con botellas de licor ilegal, tienen frío, aburrimiento y cierta exaltación. La visión de los fuegos artificiales los pone en tensión. Rápidamente, vía telefónica, ponen el hecho en conocimiento de su superior, adornándolo imaginativamente, y la información sube por la cadena de mando.







 






En un punto de ella, un oficial que también ha estado bebiendo, les ordena repeler el fuego y la orden baja por la cadena; luego, recapacitando, comunica con su superior que le ordena incrementar la vigilancia sin abrir fuego. A toda velocidad, el oficial intenta impedir que su antigua orden se cumpla pero ya es tarde, los soldados de la torre de vigilancia han abierto fuego.








 







Como consecuencia de las ráfagas, dos adolescentes han resultado heridos, uno levemente y otro de más gravedad; bajo el fuego consiguen huir en su cuatro por cuatro hacia el puesto de vigilancia en el Sur, en  Panmunjong.
En ese momento llega a la torre del Norte la orden tajante de no abrir fuego pero ya es tarde. Los soldados que se huelen un castigo demoledor deciden enterrar los cascos del licor en la zona desmilitarizada, territorio del Sur.








 







Los adolescentes llegan al puesto de control del Sur y, mientras son tratados los heridos, cuentan al oficial al mando lo que ha ocurrido, éste envía  a sus superiores un informe y éstos le ordenan enviar una patrulla a investigar los hechos, la patrulla sólo va armada con pistolas.
Junto al chalet los soldados del norte descansan tras enterrar los cascos de alcohol, en ese momento se acerca la patrulla del Sur que es recibida con una lluvia de balas, la patrulla regresa a uña de Jeep y su jefe hace un informe de lo ocurrido.







 







Los soldados del norte regresan a la torre y se ponen en comunicación con su superior que ha estado intentando contactar con ellos. Los soldados cuentan a su superior una historia de disparos con tropas del Sur. El mando del Norte ordena fuego de artillería de campaña de pequeño alcance. 
El mando del Sur ordena devolver las andanadas bombardeando los puestos de vigilancia del Norte. Como consecuencia, el alto mando del Norte ordena bombardear con cohetes convencionales las ciudades próximas. Los USA ordenan el bombardeo aéreo de las baterías de cohetes.







 







El Norte ordena penetrar a varias divisiones mecanizadas en el Sur. Los aviones del Sur y USA atacan a las columnas de blindados, siendo hostigados por la DCA del Norte.
El Norte lanza un cohete contra Seul y otro contra Japón  que lo repele con misiles patriot.







En ese momento, me despierto de mi pesadilla envuelto en sudor.

No hay comentarios: