23 dic. 2013

La nación catalana


En los años sesenta del siglo XX, un joven militante  catalanista escribió un libro en el que se afirmaba, sin rubor, que los inmigrantes del resto de España llegados a Cataluña durante la industrialización (1880-1970) no tenían "cultura" en su mayoría. No se refería como es obvio a que no tenían educación formal (que también) sino a que su nivel de desarraigo los hacía tabla rasa, hardware dispuesto a acoger el software catalanista. Luego, los seguidores de Pujol han intentado hacer desaparecer, cosa imposible, el rastro de ese libro. Si en algo están de acuerdo todos los antropólogos es en que todo el mundo tiene cultura salvo los niños salvajes de las novelas o de las películas de Truffaut. 



















Cataluña no es una realidad metafísica inamovible en la historia como por otro lado tampoco lo es España; Cataluña es los que fueron y los que serán y desde luego los que son que en gran medida, un 70%, son genéticamente procedentes del resto de España. Desde la constitución de un reino unido, con un ejecutivo unitario para toda España, los viejos reinos y después las regiones han ido cambiando en su composición humana y territorial. Las diferentes zonas se han articulado ateniéndose en parte a la historia de los viejos reinos pero también a las necesidades de gobernación como la disposición de Javier de Burgos a propósito de la creación de las provincias. Todavía recuerdo que en Geografía, cuando estudiábamos las regiones por otro lado sin poder político, Albacete entraba en la región de Murcia; la Cataluña histórica no incluía gran parte de la provincia de Lérida ni el Valle de Arán y no se constituyó en un todo unitario, era una serie de condados herederos de la Marca hispánica franca que a su vez lo es de la provincia Tarraconense goda y romana, hasta tiempos modernos. 







 







Entonces, ¿en qué se fundamenta el Estado de las Autonomías? Se fundamenta en el artículo 143 de la CE de 1978, siendo que en otras épocas y en las anteriores constituciones: 1812, 1834, 1837, 1845, 1869, Proyecto de Constitución de la Primera República, 1876, 1931 y en las Leyes fundamentales del régimen anterior eran otras las organizaciones territoriales. No hay una Cataluña metafísica desde el principio de los tiempos y la actual, compuesta por ciudadanos fundamentalmente españoles, tiene un origen por otra parte participado por los partidos y los ciudadanos catalanes en la CE de 1978. 






 







¿Cómo puede conseguir Mas su independencia contra la razón y la justicia? Sólo con la violencia aventurera y con la colaboración abducida por los medios clientes de Mas de la ciudadanía española en Cataluña (al parecer, sus parientes andaluces y manchegos les roban). Debemos saber que esa voluntad de autodeterminación tiene como objetivo exactamente el robo a todos los españoles de algo que les pertenece, porque el territorio en que se funda el Estado incluye no sólo la tierra, sino la transformación agrícola, industrial e histórica que durante siglos han ido realizando todos los españoles. Ante un acto de latrocinio está fuera de lugar cualquier discusión en el terreno constitucional, y sólo cabe la resistencia, aunque sea violenta tal como por otro lado reconoce la Constitución, antes que dejarse arrebatar lo que es nuestro. 
Las grandes potencias: USA, Inglaterra, Francia, La UE y algunas multinacionales ven con buenos ojos debilitar a los Estados para imponer la dictadura económica al pueblo.





Es necesario leer: "En Defensa de España", razones para el patriotismo español. Santiago Abascal y Gustavo Bueno.

No hay comentarios: