8 ago. 2014

La India



No se sabe con certeza de dónde vinieron ni en qué momento exacto llegaron los primeros pobladores de la India. Investigadores dignos de todo crédito han analizado la población de ese "reino" excluyendo adiciones posteriores; se han basado, ante todo, en su lengua, costumbres, tipos, etc.
















Desechando, por tanto, hipotéticas teorías, podemos afirmar con seguridad que se distinguen tres clases de grupos étnicos: los drávidas, los arios y las tribus de la montaña. Estos parecen ser los pobladores más antiguos de la India; actualmente están refugiados en las montañas y zonas menos favorecidas, pero hubo un tiempo en que eran los únicos señores del territorio. Parece ser que fueron empujados a esta su situación actual, por la llegada de otras tribus. 

















Los primeros invasores fueron drávidas, y se supone que llegaron hacia la India procedentes del oeste. Los últimos, los arios, vinieron del noroeste, y de éstos tenemos muchos más elementos históricos para su estudio.
Se puede considerar, dentro del proceso de formación de la población india, como incursiones menores, la llegada de los escitas y los hunos, y más recientemente los conquistadores musulmanes y los emigrantes de Persia y Afganistán.
No será completa esta relación si olvidamos a los árabes, judíos y armenios, los cuales se establecen en el país como traficantes, lo esclavos, en su mayoría asiáticos y africanos, llegaron con el tiempo a formar un número considerable dentro de la población. 















Algunas de estas razas conservaron a lo largo del tiempo su individualidad; sin embargo, otras, como los traficantes antes mencionados, se mezclaron con las razas autóctonas, llegando a formar una clase conocida con el nombre de Moplah. La llegada de los europeos (griegos, macedonios, portugueses, franceses e ingleses) también dio lugar a una mezcla de razas que en un principio se denominó euroasiática y más tarde angloindia.

















Como es de suponer, estas diversidades llevaron consigo diferencias en la lengua, la religión y las costumbres. Dentro de las lenguas hay una marcada diferencia; sin contar con las tribus de la montaña, el país puede dividirse en dos zonas lingüísticas diferentes, la zona sur habla el "dravídico", y el norte el "hindi".
El dravídico, hacia el este, se ha desdoblado en una serie de dialectos, por lo que el idioma oficial, para su propio entendimiento, es hoy día el inglés. En la parte occidental de la península existen también varios dialectos, todos ellos partiendo de la raíz aria, aunque con alguna influencia del dravídico.
El "hindi" se habla en las llanuras del Ganges y en todo el norte de la India, se podría decir que es el idioma más representativo del país. Un dialecto importante del hindi es el indostaní; éste es la mezcla entre el persa llevado a la India por los invasores y el hindi, idioma de los moradores de la India del norte. 




















Os preguntareis cómo no he hecho mención del idioma que el hombre de la calle cree el oficial y único de la India, el "sánscrito". Es cierto que es la lengua oficial, pero es una lengua muerta, conocida sólo por un grupo muy reducido de la población dentro de la clase intelectual. Al sánscrito, en una tabla de valores, se le podría equiparar a las lenguas madres europeas, el griego y el latín. Los expertos la consideran la lengua madre de todas las lenguas indoeuropeas.


















Esa prodigiosa diversidad de razas y lenguas se manifiesta también en las "castas" mezcla de definiciones religiosas, de clase social y raza.

No hay comentarios: