21 dic. 2014

El arte de lo posible

A partir de la desafortunada gestión de los medios indexados por Google news, me viene a la memoria la definición de política como "el arte de lo posible"; la gestación de una Ley, proyectada por el Gobierno y aprobada por las Cortes para poner puertas al mar, se realiza por imposición de unos medios de comunicación obsoletos para comunicar nada como no sea al Gobierno, y Google decide dejar de recoger medios españoles; todos se rasgan las vestiduras, ¿cómo es posible? 






Rápidamente, y encabezados por conspicuos liberales, piden ayuda al Gobierno. Pues bien, no es posible pedir una mordida a Google por hacerte el favor de indexar en news tu medio. Es como si en un restaurante de carretera se cobrara a las compañías de transporte que pararan en él. 






Un dictador como Franco, que conocía sus carencias en política exterior, supo rodearse de excelentes asesores capaces de librar a España de entrar en la II Guerra Mundial y luego de ser invadida por los aliados. 







Como en el proyecto de invasión de Canarias promovido por...Don Juan, los listos de PODEMOS quieren sacar a España de la OTAN y echar a los americanos de las bases desarmando a nuestro ejército de paso. Adiós a Canarias, Ceuta y Melilla, y tal vez Andalucía. 
Y es que la política es el arte de lo posible, no de lo querido o de lo justo, se trata de PODER con mayúsculas.








Otro ejemplo de voluntarismo zoquete lo tenemos en ciertos análisis de la transición que critican el acierto de la oposición en transigir, calificando este hecho como traición y repitiendo, a estas alturas, el cuento de Lampedusa: "todo cambió pero no cambió nada". Pero sí cambió, y no se equivocaron el PCE y el PSOE en apoyar las transformaciones pues si no lo hubieran hecho el Régimen habría generado su propia izquierda y además bendecido por Occidente. La oposición tuvo en cuenta lo que ciertos publicistas actuales no: "la correlación de fuerzas" y "la necesidad táctica de avanzar".





En todo caso, es necesario medir bien las consecuencias de los actos políticos porque puede pasarnos como a los medios españoles y quedarnos en el más absoluto de los ridículos.

No hay comentarios: