5 dic. 2014

El pequeño Nicolás

Uno de los intelectuales más lúcidos, crítico implacable aunque bonachón de la sociedad contemporánea, guionista, humorista, escritor fue autor de un libro delicioso, "El Pequeño Nicolás". 


















Los mass media han bautizado con ese nombre, el mismo que en la obra de René Goscinny, a un personaje surgido de los entresijos del poder en Madrid. Un chaval de 20 años que, nacido en un barrio trabajador, ha querido prosperar en el de Salamanca haciendo "lo que hay que hacer". Si en otra época los jóvenes "superdotados" querían componer sinfonías (Mozart con 6 años) o jugar al ajedrez como un gran maestro (Arturito Pomar con 14 años), en la España de la corrupción lo que hay que ser es conseguidor.

















Hay que tener desparpajo, una seguridad en sí mismo casi psicopática y una misión. Se llama la atención y uno se convierte en un juguete del CNI; mamá no te lleva a la piscina sino a FAES, Ana Botella y Esperanza Aguirre se fotografían contigo, circulas escoltado por la policía municipal, alguien te da el teléfono del Rey Juan Carlos, alquilas chalets en El Viso pero se cansan de ti y te dejan caer víctima de los celos entre servicios.




¿Qué hemos hecho para ser gobernados por una caterva de imbéciles a los que engaña un crío un poco listo? Quizá sea ésta una de las claves del desastre de la España actual.

No hay comentarios: