1 jul. 2012

La guerra en el mundo contemporáneo

Existe entre la gente la idea recurrente de que la guerra es un elemento atrasado, antiguo y que en el futuro ya no habrá guerras. Sin embargo el fenómeno bélico es moderno, los pueblos primitivos no las tenían. Los buenos pacifistas son los que trabajan por la paz sabiendo que habrá conflictos o enfrentamientos.








"
Conviene saber que la guerra es común a todas las cosas y que la justicia es discordia"



Heráclito
.









Todos tenemos un imaginario para ver los fenómenos de una manera; mi forma de ver la guerra es lo que aparecía en las viejas películas de la Segunda Guerra Mundial de las tardes de los sábados, pero la realidad del enfrentamiento es cambiante. Ahora hay armas atómicas, bacteriológicas y químicas, las tácticas de combate han variado y resulta irrisorio hablar de la Convención de Ginebra o de leyes de la guerra.






















En agosto de 1945 se utilizaron por primera vez armas nucleares para acelerar el fin de la guerra; dos ciudades fueron destruidas y a partir de ahí la potencia de las bombas estratégicas creció de forma exponencial. Paralelamente el armamento atómico se diversificó y surgieron las armas nucleares tácticas como la bomba de neutrones capaz de destruir personas respetando los objetos.
















Durante los años sesenta del pasado siglo se instaló entre la gente la idea de la imposibilidad de la utilización de armas atómicas por la destrucción mutua asegurada; sin embargo, militares como Curtis Le May pusieron en duda esa idea y los estados mayores no descartan escenarios con la utilización de dichas armas.

















Todo lo que se salga de la negociación diplomática y el buen rollo es ya en sí un acto de guerra, como la amenaza; todo lo que se haga con la finalidad de doblegar voluntades es un acto de guerra, incluso actividades comerciales, manipulación de precios o crisis económicas. La destrucción de la moral social o la inmigración desbocada son armas silenciosas para guerras tranquilas.
















En 1980 América inició un proyecto de instalación defensiva llamado Iniciativa de Defensa Estratégica, IDE, de manera que se pretendía poner a salvo a Occidente ante un ataque nuclear soviético. Los expertos decían que era un objetivo imposible de cumplir; sin embargo fue el tiro de gracia a una URSS hundida en la crisis económica. América había ganado sólo con la amenaza y los Pershing II y SS 20 desaparecieron de Europa. Se pusieron en peligro los tratados de no proliferación pero sirvió para ganar.





















Una gran parte de las nuevas tecnologías provienen de inventos de doble uso, ya sea para fines pacíficos o fines militares. Ciertas organizaciones de delincuentes, traficantes o terroristas pueden ganar guerras a Estados consolidados, por eso es tan importante mantener un aparato militar y de inteligencia siendo conscientes del peligro.

No hay comentarios: