12 jun. 2013

La política del PP

El 20 de noviembre de 2011, el PP consiguió la victoria en las elecciones generales. Muchos españoles preocupados por las crisis que asuelan España confiaron en Rajoy para acabar o al menos encauzar los problemas de toda índole que padecemos. Redimir nuestras crisis: moral, histórica, demográfica y nacional aparece como una tarea hercúlea pero todo puede lograrse si se empieza, y para empezar era necesario resolver la crisis económica y crear empleo y esto aparecía como algo posible.










El programa del PP se proyectaba como un itinerario factible que, conjugado con análisis de la situación sobre el terreno, podría ayudarnos a encarar el comienzo de la regeneración. Pero, al contrario de realizar su programa, el PP ha hecho todo lo que antes había criticado: ha subido el IVA, lo que ha provocado una caída del comercio, un incremento del paro y una caída de la recaudación; no ha deshecho ninguna de las reformas transversales del programa oculto de Zapatero; se ha olvidado de sus críticas y salvo privatizar algunos servicios, a mayor gloria de sus empresarios clientes, se ha desdicho en todo. Es cierto que en política ha de practicarse una ética de la responsabilidad pero no es posible arrumbar completamente la ética de las convicciones para caer en la defensa a ultranza de posiciones clientelares.










Ni siquiera en la política antiterrorista ha perseverado, sigue detrás de la senda de la rendición con una ETA fortaleciéndose en las instituciones. Ante los secesionistas debilidad, ante Merkel debilidad, ante los ingleses debilidad y un seguidismo absurdo. Parece claro que si queremos encontrar una solución a nuestras crisis ésta no se realizará dentro del sistema; hay que hacer una revolución regeneradora en España.

No hay comentarios: