1 mar. 2014

El asunto ucraniano

Cuando en el siglo IX los diferentes reinos varegos fundaban sus Estados sobre los eslavos orientales, el primer reino eslavo, que agrupaba a Ucrania, Rusia europea y Bielorrusia, fue el Rus de Kiev. Más modernamente, no ha existido un Estado ucraniano independiente hasta el hundimiento de la URSS. En la época comunista, Ucrania se convirtió en república socialista pero el sujeto político era el PC de la URSS y éste funcionaba con centralismo democrático. El nacionalismo ucraniano aparece violentamente en el periodo de descomposición que tuvo el Imperio Ruso tras la 1ª Guerra Mundial. Ya bajo el comunismo, Stalin propició una matanza de campesinos ucranianos, el Holodomor, que ha pasado a la Historia Universal de la Infamia. 


















Tras el hundimiento del comunismo y la URSS, Ucrania pasa a ser independiente y gobernada por Leonid Kravchuk, antiguo apparatchik soviético reconvertido en nacionalista. El régimen surgido otorgaba preeminencia a la población de habla ucraniana pero dependía de Rusia en combustible y del banco central ruso financieramente. El régimen llegó a un acuerdo de desarme nuclear efectivo y cedió bases a la flota rusa del mar Negro. La situación actual es que en Ucrania hay 1/4 de rusoparlantes; está Crimea, territorio ruso cedido por Jrushchov a Ucrania para conmemorar la "unión" de ambas naciones; hay ucranianos ortodoxos de habla ucraniana ligados al Patriarcado de Moscú y no al de Kiev, y en el oeste hay territorios con católicos uniatos ligados tradicionalmente a Polonia y Austria-Hungría. 






















En este contexto, el presidente electo Víktor Yanukóvich se ha visto obligado a no aceptar el insidioso tratado con la UE (los burócratas quieren más madera); la OTAN, por boca de John McCain, también ronda a Ucrania, por eso Rusia no puede permitirse perder las bases de Crimea. El que la calle derribe a un gobierno legítimo tampoco es un rasgo democrático. El gran juego imperial juega con fuego en Ucrania, frontera entre el Este y el Oeste.

No hay comentarios: