30 mar. 2014

La situación de Cataluña y el País Vasco

La página web de la ANC (Asamblea Nacional de Cataluña) ha elaborado un itinerario hacia la independencia que no tiene en cuenta ninguna de las razones lógicas contrarias a llevar el caso hasta el final. Coincidiendo con la orden de la Generalidad, no olvidemos que es una administración del Estado, que establece las circunstancias y obligaciones en el 9 de noviembre para la policía autonómica de cara al referéndum ilegal, da una fecha para la proclamación unilateral de la República Catalana (y la República del Valle de Aran) que será el 23 de abril de 2015. 









En el campo vasco lo que vemos es que un sector del nacionalismo, el del PNV, está a verlas venir (tienen más que perder) para seguir la misma ruta que Cataluña. Bildu por su parte sigue con la pantomima del desarme de ETA y el acercamiento (o liberación) de los presos, aunque el realismo político le lleve a la toma de Navarra en alianza con el PSN-PSOE que vendería a su madre por un poco de poder. 









Frente a esto el Gobierno sólo muestra timidez e inacción, y son entidades particulares como FAES y empresarios los que llevan la lucha propagandística contra los nacionalismos. El Ministerio de Exteriores ha elaborado un documento que ha enviado a embajadas e instituciones en el extranjero pero el gobierno no quiere desarrollar legislativamente el delito de apoyo a la secesión y el artículo 155 de la CE. 










El choque de trenes está servido. Los mercados, hasta hoy, descartan la secesión y apuestan por un acuerdo pero la huida hacia el riesgo de Mas puede no tener vuelta atrás. El fin del régimen camina hacia un conflicto de magnitudes indeterminadas. No debemos olvidar que las revoluciones no se hacen nunca pensando en respetar la legalidad establecida, por el contrario éstas no serán posible sin conculcarla y establecer otra distinta. La independencia es ilegal, injusta y poco razonable pero se llevará a efecto si los revolucionarios ponen sobre la mesa un órdago que el Estado no quiera aceptar, todo depende de la cantidad de violencia de la que sean capaces.

PD. Entiendo revolución como la conjura de una élite política para sustituir a otra y no en el sentido de liberación popular. El pueblo siempre es gobernado por una élite u oligarquía.

No hay comentarios: