8 nov. 2015

Nosotros y ellos

Para generar la tensión suficiente que lleve a la ruptura con el Estado, los nacionalistas necesitan fabricar un "ellos" que defina un "nosotros". En el caso de Cataluña, con una población mezclada, con orígenes en toda la península y mucha gente de origen catalán viviendo fuera, no es posible encontrar algo parecido a razones objetivas (las tesis disparatadas de Heinrich von Treischke y la llamada hipótesis Sapir-Whorf) ni remitiéndonos a Herder.






Además la Comunidad Autónoma de Cataluña no es una entidad metafísica con origen en la eternidad, se constituye precisamente gracias al artículo 137 de la CE; la imbricación económica tradicional con el resto de España reproduce, incluso con más intensidad, la necesidad de unión; por lo tanto, ante una separación ambas partes tendrían que estar unidas en la UE para que no se produjese el desastre. Los fanáticos nacionalistas están dispuestos a arrostrar cualesquiera consecuencias pero la buena gente no por lo que, para estimular esta pretendida separación de mentira, hay que generar un falso "ellos" a través de la abducción de la población en la educación y los medios de comunicación, hay que generar el convencimiento de que nada va a cambiar y alimentar la creencia de una falsa superioridad espiritual basada en el idioma, por otro lado muy parecido al castellano, la crisis económica ha hecho el resto.





La sucesión de mentiras, a propósito del cuento de la lechera sobre los 16.000 millones de euros que Cataluña tendría nada más obtener la independencia, se refutan con claridad meridiana en "Las Cuentas y los Cuentos de la Independencia" de J. Borrell y J. LLorach. Sin embargo, hay algo más feo; una disparatada insolidaridad de fondo según la cual no interesa el desarrollo de Andalucía o Castilla la Mancha y sí el de Siria como dice Ovejero.
No es posible pasar por alto la responsabilidad de la ciudadanía en contraste con la heróica actitud de José María Korta que habló claro y murió por ello. 




La cobardía del Gobierno central será la que finalmente aboque al conflicto. Tengamos fe de que en esta ocasión no haya tragedia sino comedia.




PD. PODEMOS ha fichado al general reservista José Julio Rodríguez partidario de "dialogar" en Cataluña y no de cumplir la Ley. Sin comentarios.

No hay comentarios: