14 sept. 2019

Quimera ll

Fuimos informados, hace unos días, de que un equipo de investigación genética español había culminado con éxito un experimento que consistía en introducir grupos de genes humanos en embriones animales.
El objetivo de la maniobra es producir, en esos animales, órganos susceptibles de ser utilizados en trasplantes.
La experiencia ha tenido lugar en China, ya que no cumple con los estándares éticos de la investigación en Europa.
El equipo forma parte de la Universidad Católica de Murcia. 





Resulta sorprendente que nos comuniquen la existencia de algo que sin duda es la punta de un iceberg, que nos digan que es legal hacerlo en China sin intervención de los comités éticos europeos y que quien lo hace sea nada menos que la universidad "católica".
Sin duda el futuro ya está aquí tal y como hemos comentado en otras ocasiones.





No hay comentarios: