1 oct. 2019

Los CDR

LLevábamos ya mucho tiempo sin hablar de la situación en Cataluña que, sin dejar de ser preocupante, se ha convertido en una suerte de ópera bufa.
En esta ocasión nos encontramos en el segundo aniversario del butirreferéndum de las urnas opacas y sin censo.
Ahora estamos esperando la sentencia del golpe de 2017, que ya está redactada y guardada hasta que su publicidad convenga al Gobierno. 
Con las Cortes disueltas, navegamos hacia una enésima jornada electoral en noviembre y los presupuestos están prorrogados.






Ha sido en este contexto cuando la Guardia Civil ha detenido a un presunto comando que pretendía actuar entre el 1 de octubre y la fecha en que se haga pública la sentencia; llevaban siguiéndoles más de un año, poseían explosivos y material de fabricación, se habían entrenado en viejas canteras y eran todos talluditos (el más joven de 47 años, prenda).





Gracias a las poco serias e inevitables filtraciones, hemos sabido del conocimiento de Puchi y de Torra sobre el grupo operativo. Así mismo, hemos sabido que una instancia de la Consejería de Interior catalana, el CESICAT, contaba con ellos para tomar el Parlamento Catalán en un "novedoso" intento de revolución naranja.
Abbott y Costello, Mortadelo y Filemón, Anacleto agente secreto; los indepes han tocado fondo y ahora están escarbando.




No hay comentarios: