17 sept. 2013

Philip K. Dick

Tradicionalmente la ciencia ficción ha vivido en un gueto secundario de literatura pulp y cine serie b, pero a partir de 1968 con "2001 Una Odisea en el Espacio" ha entrado en el gran cine como miembro de pleno derecho. Gracias a esto la crítica empezó a mirar con mejores ojos a la literatura de ciencia ficción, así como las grandes producciones cinematográficas arrastrarán también una reivindicación del género policíaco, ya sabemos lo renuente que es la crítica ante la literatura de género. 


















Philip K. Dick empezó en ese momento a despertar el interés que no había conseguido levantar a pesar de ganar dos premios Hugo y un premio de relatos cortos de ciencia ficción. Los premios Hugo se fijan sobre todo en las ideas originales, quizá más que en la calidad literaria, pero nadie puede dedicarse a escribir en USA sin hacerlo al menos medianamente bien. 
En Dick hay una mezcla de novela psicológica y ciencia ficción que no hace ascos a la ucronía ni a la distopía, es una mezcla de Stanislaw Lem y Stephen King.



















Philip K. Dick nació en el seno de una familia de clase media, su padre era inspector de seguros agrarios en Chicago (Illinois), pero su infancia no estuvo exenta de acontecimientos extraños. Su hermana gemela murió como consecuencia de las heridas producidas en un accidente y él mismo ingresó en el hospital con síntomas de desnutrición. Sus resultados en la escuela no destacaron salvo por sus bajas notas en redacción (aunque su profesor vio talento en él). Fue a la universidad de California en Berkeley en el momento en que había que estar, pero abandonó sus estudios cuando le pidieron que entrara en el programa de oficiales de complemento (milicia universitaria), a partir de ahí se dedicó profesionalmente a la escritura. Fue amigo de los más conspicuos miembros de la generación beat: Jack Kerouac, Allen Ginsberg y William Burroughs. 

















En una época esencialmente optimista, en su obra se ve un futuro atroz lo que probablemente es consecuencia de la naturaleza bipolar de Dick. Consumió drogas en su juventud, y entre ellas LSD, pero más adelante fijó su costumbre en el alcohol, el tabaco y las anfetaminas. Después de tomar analgésicos fuertes, tras una visita al dentista, se desató en él una esquizofrenia paranoica con tendencia a fantasías conspiranoicas religiosas, new age, aunque tenía intervalos de lucidez. Acertó más que otros en su visión del futuro. Aseguró a Ridley Scott que Blade Runner sería un éxito pero no pudo disfrutar de los beneficios de la compra, por parte de Hollywood, de los derechos de sus novelas. Murió de un infarto repentino en compañía de su tercera mujer, a la edad de 54 años.

No hay comentarios: