1 sept. 2013

El ataque a Siria

Hace un tiempo, concretamente en enero de 2011, se produjo una extraña rebelión que conmovió al mundo árabe. En el norte de África, el movimiento comenzó en Túnez pero luego se extendió llegando a afectar más o menos a todos, aunque en Marruecos y Argelia pudieron controlarlo. Se habló de una juventud más formada, sin expectativas, que luchaba por la democracia, de las redes sociales y en definitiva de la primavera árabe. 








Como siempre, los medios manejados por la potencia dominante nos contaron un cuento. Lo que ocurría de verdad tenía que ver con la crisis económica europea que afectaba a la precaria situación de esos países; si no hay dinero no se puede pagar la mordida. Pero de lo que hablamos es del combustible, ¿quién organizó las protestas?, ¿quién las coordinó? Creo que algo tuvo que ver el aparato de inteligencia occidental, es decir USA. 
Ahora le toca a Siria, nación que es aliada de Iran, que forma parte del "eje del mal" y que molesta a Israel por su acción en Líbano respecto a Hezbolá. Han sido muy acertadas las palabras del presidente ruso Putin:






El presidente de Rusia, Vladímir Putin, pidió este sábado a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que como Nobel de la Paz piense en las víctimas mortales que causaría un ataque a Siria, y exigió a Washington que presente las presuntas pruebas que demostrarían el uso de armas químicas por el Gobierno sirio.







"Si hay pruebas sobre el uso de armas químicas, éstas deben ser presentadas. Si no se presentan es que no existen. Las alusiones a no se sabe qué interceptaciones de no se sabe qué conversaciones que no demuestran nada no pueden servir de fundamento para tomar decisiones tan trascendentes como el uso de la fuerza contra un Estado soberano".




"Decir que el Gobierno sirio ha empleado armas químicas cuando el Ejercito de Siria avanza sobre su enemigo es una tontería inmunda".



"El Ejercito sirio avanza y los así llamados insurgentes están en una situación difícil. No tienen las armas que tienen las tropas gubernamentales, no tienen aviación, ni misiles ni artillería. ¿Qué se puede hacer por los patrocinadores de estos insurgentes? Pues ayudarles a llenar el vacío", señaló.



Tras remarcar que los países que apoyan a la oposición armada siria no pueden enviarles armas ni tampoco enseñarles a usarlas, Putin aseguró que "sólo les queda una salida: atacar ellos mismos".









El Hegemón, que tomó la decisión de sustituir al Imperio Británico como máxima potencia de Occidente en 1941, ha conseguido quedarse solo en el escenario de las grandes potencias. Para llevar a cabo sus designios no reparará en nada, ni en la situación de lo cristianos en esos países, ni en apoyar a los fundamentalistas sunníes, ni en sumir a la región en un caos de sangre y destrucción.




Y al final, los sesudos equipos de diplomáticos e historiadores que conforman la élite del Departamento de Estado, junto con el equipo de progres fundamentalistas democráticos de Obama, llevarán la situación a un callejón sin salida, como en Iraq, Libia y Afganistán.

No hay comentarios: