17 ene. 2016

Gobernará el Frente Popular

Interesante artículo en el que Anson nos abre los ojos a las claves del periodo que se avecina. Nuestros políticos no surgen de un centro director intelectual y patriótico como la ENA, Cambridge, Oxford o la Ivy League sino que surgen del más rastrero oportunismo, sujetos a la selección negativa; cosas del antielitismo hispánico. Que Dios nos proteja.






GOBERNARÁ EL FRENTE POPULAR

  • LUIS MARÍA ANSON



El Rey encargará a Mariano Rajoy, vencedor pírrico de las elecciones, la formación de nuevo Gobierno. El líder del PP será derrotado en la votación de investidura al no alcanzar la mayoría absoluta. A las 48 horas perderá la segunda votación porque cosechará más noes que síes en el Congreso de los Diputados. Felipe VI encomendará entonces a Pedro Sánchez, segundo en las elecciones, la formación de Gobierno. El líder socialista será probablemente derrotado en la primera votación de investidura y ganará la segunda por mayoría simple, de forma holgada si Albert Rivera mantiene su compromiso electoral absteniéndose, y raspadamente si Ciudadanos vota en contra. Sánchez formará Gobierno respaldado por el PSOE, Podemos (que es el partido comunista del siglo XXI), Compromís, En Marea, En Comú Podem, IU y algunos diputados afines a Iglesias, incluso de ERC y Bildu. España será gobernada por un Frente Popular ampliado, sin recuerdos a la catástrofe de 1936 porque la nación es muy diferente, está integrada en Europa y en la OTAN y disfruta de la moneda común y la legislación europea. Si esta fórmula no cosechara más síes que noes en el Congreso, quedaría abierto el camino hacia nuevas elecciones.










El 14 de noviembre de 2013 publiqué en El Mundo un artículo titulado "Marchamos francamente, y el PSOE el primero, por la senda del Frente Popular". El 15 de abril de 2014, y bajo el título de "Horizontes de Frente Popular", apareció en esta misma sección un comentario en el que escribía: "La debilidad de los socialistas perfila en el horizonte un Frente Popular ampliado... Los partidos nacionalistas de Cataluña y El País Vasco, a pesar de su inequívoca filiación de centro derecha, se emporcarán en la abstención. No es verdad lo que dicen algunos dirigentes del PP: que en elecciones generales el que gana, gobierna". "Y que no se haga ilusiones el entorno del Rey y del Príncipe de Asturias. La forma de Estado de un teórico cambio constitucional impulsado por el Frente Popular sería la República confederal".





Rajoy ha comulgado de forma suicida con la posición de su eminencia gris, el gurú Pedro Arriola, hombre muy seguro en sus errores: "No hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico". Cuando el presidente se dio cuenta de que no podía seguir con el pico cerrado era ya tarde. Sus indiscutibles aciertos en la gestión económica nos sacaron del túnel de la crisis pero se han visto empañados por la lenidad, la pasividad, la cachaza al enfrentarse con los problemas políticos de España, de forma singular con el órdago secesionista catalán. La gran política consiste en prevenir, no en curar. Y las sandeces de Arriola le han estallado a Rajoy entre las manos con la proclamación de la República catalana en el Parlamento de aquella región. 



A buena parte de los votantes del PP les preocupa más la unidad de España que el bienestar económico. Eso, unido al desdén en el trato con las víctimas del terrorismo y con sectores cualificados de la Iglesia Católica, amén de la voracidad de Montoro, que ha esquilmado sobre todo a los votantes del PP, ha producido el descalabro electoral: la pérdida de 63 escaños. Aunque Rajoy no dimita ante la catástrofe, el horizonte de su continuidad en el Gobierno está emborrascado. Con no pocas probabilidades se verá obligado a dar paso a un Frente Popular ampliado.




Luis María Anson, de la Real Academia Española.
El Mundo. Opinión.
 




 

No hay comentarios: