19 nov. 2012

La novela histórica

La novela histórica no ha tenido una presencia importante, tradicionalmente, en la literatura española. Se entiende por novela histórica aquella que tiene su trama instalada fuera del mundo contemporáneo o moderno, es decir biográfico, en donde los personajes son comprensibles porque son más o menos actuales. Además, en la novela histórica debe haber un componente que haga a los hechos históricos uno de los protagonistas, de ahí su aspecto de "útil para la divulgación histórica".







 






En este subgénero literario debe evitarse siempre la tentación de que los hechos históricos oscurezcan absolutamente a los personajes inventados o que éstos sacrifiquen los hechos a las vicisitudes de la trama. La gran dificultad es la elaboración de personajes creíbles ya que resulta imposible encontrar en la realidad personas semejantes y no podemos explicarnos su sistema moral, político, social e incluso aspectos psicológicos. Sí podemos entender sus voliciones básicas, resultado de su condición humana, y sus habilidades lógico intelectuales.  






 






Hay dos formas de evitar este problema pero ambas llevan al género a ser menor: los que se centran en la problemática político histórica de la época y los que dan más protagonismo a la acción pero son anacrónicos. El momento en el que se produjo una eclosión de novelería histórica en España coincidió con la desaparición práctica de la Historia en los programas educativos por el expediente de subsumirla en un cúmulo llamado "sociales" y con el éxito de una novela histórica como fue "El Nombre de la Rosa".  






 






En España, en el tiempo del romanticismo decimonónico, no tuvo la importancia que en otros lugares pero podemos citar a la escritora gaditana Cecilia Böhl de Faber (Fernán Caballero), Navarro Villoslada y Arturo Campión. El por qué ha proliferado tanto quizá tiene que ver con la desaparición de la asignatura de Historia que pasa de ser muy dura a hablar de atención al medio, o quizá en un mundo globalizado miramos el entorno, lo propio, los orígenes. 


En realidad de lo que nos hablan es de lo que nos hablaba la novela de  Graham Swift "El País del Agua", de explicarnos a nosotros mismos según nuestros orígenes, de saber explicar de dónde venimos.

No hay comentarios: