27 feb. 2012

Garzón II

Ya tenemos la sentencia de los juicios del "Juez de la Horca". Ya sabemos que, al menos jurídicamente, no prevaricó en la instrucción de las víctimas del franquismo, pues aunque la instrucción fue un desastre (sentencia dixit), lo hizo sin malicia. Hay, para el Tribunal, una duda razonable de casi el 0.001% de que no lo hiciese a sabiendas.





Pero se me ocurre un escenario casi novelesco: ¿qué pasaría si un juez investigado por delitos de prevaricación, con grave riesgo de ser condenado, realizara una puesta en escena como la de Garzón?


¿Si un juez incurriera a sabiendas en prevaricación para crear un escenario en el que apareciese enfrentándose a una fantasmal Falange que se subió al carro del proceso sólo para salir en la foto? ¿Y si esa Falange, entre las muchas que hay, sólo fuese un puñado de agentes provocadores del Ministerio del Interior de Fouché?



Son preguntas para una comedia. Ahora sin duda, Garzón se disfrazará de caballero de fortuna y montará un bufete para perseguir a los malvados que en el mundo son o han sido.


Aquí aparece una dirección de internet donde se puede encontrar la sentencia; sobre todo conviene leer el voto particular del Magistrado José Manuel Maza Martín.

2 comentarios:

Modestino dijo...

Sentencias aparte, puede que el gran problema de Garzón es su egolatría, a mi me parece un personaje fatuo, que se cree un dios y no es consciente de sus limitaciones.

interbar dijo...

Pero eso no explica como tiene tanta influencia en tantos sitios, por ejemplo en USA donde lo defiende el New York Times.