1 may. 2015

Programas históricos míticos

En otras entradas del blog he citado a las corrientes soterradas de la historia que se repiten a lo largo del tiempo y que siendo protagonizadas por hombres, éstos no son conscientes de las fuerzas que los mueven. Así pues, hay otro tipo de operaciones históricas que responden a planes y programas elaborados por reducidos equipos cuando no por un solo hombre. A éstos los llamamos ortogramas cuando su realización requiere generaciones y cuando guía a los pueblos en auténticas misiones históricas. 


















En algunas ocasiones los programas se superponen a corrientes intrahistóricas, éste es el caso de la expansión del Islam desde el desierto pétreo hacia Mesopotamia y Persia; el programa lo elaboró Mahoma y consiguió unificar las tribus con un objetivo esta vez. 
No se conformaron con devastar las riveras del Tigris y el Eúfrates, se lanzaron a la conquista del mundo para su fe. 


















En el caso de España, país situado en la encrucijada de África y Europa, chocan dos corrientes intrahistóricas: la que viene de África por el Sur y la que viene del Este por los Pirineos. Pero la Reconquista fue un conjunto de planes y programas que se fueron conformando a medida que variaba la correlación de fuerzas entre cristianos y musulmanes. Cuando tomó forma, ya casi había terminado y se desparramó entonces por América, casualmente descubierta, dando lugar al Imperio Español, un imperio inclusivo y civil. Se llevó a cabo una misión histórica y la semilla de la actual hispanoamericanización de USA. Cuando acabó, España siguió su camino como nación intentando restañar la herida producida por la pérdida del Imperio hasta encontrar el ortograma actual de la integración europea. La UE ha superado su objetivo inicial de componente económico de la alianza occidental en Europa para desenvolverse como una burocracia que unifica Europa occidental y oriental hasta la frontera ucraniana, con una moneda única.

















USA, actual potencia hegemónica, busca controlar a China por mar y a Rusia por tierra desestabilizando un poco la UE y sobre todo a su moneda.
El mundo árabe entregado a la competencia entre sunitas y chiitas, busca la expansión del Islam a través de la caridad salafista y la inmigración a Occidente.














El mundo siempre ha vivido su historia de forma caótica, las potencias han intentado controlar este caos y la Historia (ciencia) ordenar la información sobre lo que ha ocurrido.

No hay comentarios: