1 jun. 2011

Salidas de pata de banco

Realmente es fascinante la personalidad psicopática del Presidente, si no hubiese que sufrirlo. Desde luego, el señor no es tonto, pues formando parte de quizás la mejor máquina electoral de Europa, no lo hubiera tenido fácil para escalar al puesto de candidato.








Ciertamente su talento como estadista es perfectamente descriptible, su formación en la gestión más bien limitada y su visión política, de la política con mayúsculas, totalmente roma; pero tiene un talento especial para calibrar al votante tipo español y para hacer caso a sus excelentes asesores de imagen. Sin embargo, en algunos momentos se escapa del férreo marcaje de Barroso and Company y aparece en su prístina realidad.










Cierta vez, en los comienzos del proceso de paz con ETA en 2006, una comisión de víctimas del terrorismo se entrevistó con Zapatero con la idea de pedirle respeto y dignidad. Entre las personas presentes estaba la madre de Irene Villa quien asimismo había sido herida en el brutal atentado que dejó inválida a su hija. Zapatero habló de justicia a las víctimas y les pidió que confiaran en él pero a la salida de la reunión, e intentando dar mayor énfasis a sus palabras, dijo a quienes estaban a su alrededor: "sabed que os comprendo porque yo también tengo un gran dolor, mi abuelo fue asesinado en la Guerra Civil".










En otra ocasión, y tras haber estado en USA para apoyar una moción en la ONU de permanencia de las tropas aliadas en Irak hasta la pacificación del país, viajó a Túnez y, seguramente contrariado por algo, pidió públicamente la deserción en Irak, de manera que perdimos negocios abiertos con Australia quien llamó a consultas al embajador español.










En una visita al Vaticano, decidió posteriormente visitar al Primer Ministro italiano; sus asesores y hasta el propio Moratinos le indicaron que hay una tradición en Italia según la cual si se visita al Papa no se visita al mandatario italiano y viceversa. Sin embargo, ZP no hizo caso, ¡qué tontería! Y Berlusconi, el segundo visitado, lo puso en ridículo.









No hablaré de la cursilada de la Cumbre de la Tierra: "la tierra es del viento", pues no estoy seguro de que no lo dijera por indicación de sus asesores, aunque tiene narices.








Para terminar ahora lo de China; se planta en ese país y hace unas declaraciones sobre inversiones que son inmediatamente desmentidas por los mandatarios chinos, por lo visto se las inventó.









Son las salidas de pata de banco del Presi.

No hay comentarios: