2 sept. 2011

Los indignados y el Papa

Sa ha producido, en agosto, una reunión en Madrid de jóvenes católicos a la que ha asistido el Papa. La afluencia turística a la capital se ha multiplicado y esto sólo ya justificaría los gastos de organización; pero claro, no todo es la economía, también existe el derecho de libre expresión, de reunión que define nuestra Constitución.









Todos los años, multitud de jefes de estado y dignatarios extranjeros nos visita, y esto tiene un coste; los políticos españoles viajan al exterior y, claro, esto tiene un coste para esos países. Pero la noticia, al margen del éxito de la JMJ, ha sido las acciones delictivas de los llamados indignados, quienes han decidido prohibir por su cuenta las manifestaciones religiosas, legales, cuando ellos nos han impuesto su manifestación constante e ilegal.








Llegados a este punto, sería muy interesante saber el coste de la protesta indignada en dinero y merma de los derechos de los madrileños. Estamos pues en la continuidad de la estrategia del gobierno que se plantea colaborar con el movimiento antisistema de cara a una táctica de lucha chavista contra el PP; lo de menos, como siempre, es el cumplimiento de la Ley.









Ahora, vemos el por qué del cultivo amoroso de la protesta por parte de Ferraz. Es necesario desentrañar la responsabilidad de Ministro del Interior, de la delegada del Gobierno y del señor candidato del PSOE. De Zapatero ya está todo dicho.










El pensamiento libre
Defiendo de viva voz.
Y muera quien no piense
Igual que pienso yo.

No hay comentarios: