1 sept. 2011

Biografía de Obama

Desde la Segunda Guerra Mundial, los USA han estado convirtiendo la política en un espectáculo de Hollywood. Lo que mueve ese mundo es la imagen, de manera que el gobierno real está, cada vez más, en manos de organismos opacos y muy poco democráticos.


















La carrera hacia la corrección política dio un nuevo paso en 2008 y, ¡por fin!, eligieron a un negro, o al menos algo que se le parece.








La mamá es una chica blanca progre, de los años sesenta, hija de millonarios, dedica sus años de estudio a la investigación de campo en Antropología; como resultado de estas inquietudes nace Obama de un estudiante keniata becado, quien al conocer la noticia sale corriendo; ante esto, y teniendo en cuenta que el bebe puede privar a la chica de sus actividades de resistencia antifascista, entrega el chico a sus padres, de ella, para conseguir que no olviden el divertido rol de "padres".


















Los abuelos dan al chico amor y una excelente educación; hasta que su madre decide volver a ocuparse de su hijo junto a su nuevo tema de investigación: un empresario indonesio que además es radicalmente islámico. El muchacho pasa de esta manera a completar su educación en Indonesia, en una madrasa, aprendiendo el Corán de memoria y, claro, a leer y escribir árabe.
















La cosa no sale bien y madre e hijo regresan a USA, ella para continuar sus estudios y él para continuar su educación con sus abuelos banqueros en Hawái. Tras el bachiller viene la universidad y, como no podía ser de otra manera, Harvard dará al chico la formación propia de su clase. Estudia Derecho y se especializa en temas de caridad, ONG's y de paso también conoce a una becaria de familia de clase media, de color, excelente estudiante que acabará de abogada en un bufete caro para clientes negros millonarios; se casa con ella y obtiene un trabajo de profesor en la universidad de Chicago, pero no en Economía sino en la facultad de Política donde se enseña a la gente a vivir de subvenciones.




















Pero, mira por donde, le echa la vista encima un cazatalentos, muñidor político del partido Demócrata, aquí diríamos un fontanero del partido, y ve madera, le saca dinero pero a cambio lo hace senador; y de ahí a la presidencia de un país harto de Bush no hay nada. Asiste a la Iglesia de un pastor protestante que aplaude el 11M, porque USA se lo merece, pero él se cuida de votar sí a la invasión de Iraq.









Desde la presidencia, a roto con algunas arcaicas tradiciones, como la de no perseguir periodistas desafectos o molestas agencias de rating; además a endeudado a los USA hasta niveles insostenibles, encalomando una deuda bestial para los americanos del futuro. Todas sus guerras son, como no podía ser de otra manera, culpa de otros, y va a perder todas porque no tiene dinero para pagarlas y dice al enemigo que se retira a plazo, ya que él es premio Nobel de la Paz a priori. Éste es, señores, el emperador del mundo.

No hay comentarios: