1 sept. 2011

La reforma de la Constitución

Como no está lloviendo lo suficiente en España, al emboscado Presidente del gobierno que no será candidato, se le ha ocurrido hacer caso al ucase de Ángela Merkel y Sarkozy, y ha propuesto una reforma constitucional para incluir el déficit máximo en la Carta Magna. Saltándonos el hecho de que demuestra la pérdida de la poca soberanía que en este mundo global nos quedaba, se observa la penosa inutilidad de la medida, pues con la misma facilidad que se hace se puede deshacer y la garantía de la Constitución es muy pobre; fijémonos en el Estatuto catalán o en la legalización de Bildu con un TC rendido a los partidos políticos y al gobierno.









Aun así, por vergüenza torera, me niego a incluir en la Carta Magna cuestión tan propicia a las modas y a los incumplimientos; bastaría con modificar la Ley Orgánica de Régimen Presupuestario. Pero no, se ha preferido una reforma opaca llevada al margen del Parlamento y del pueblo.








En relación con las formas, creo que hubiera sido posible, simplemente adelantando algo la disolución de las cámaras, ejecutarlo tras las elecciones, aprovechando ese tiempo para debatir y efectuar labor pedagógica a la ciudadanía.
Si se ha hecho, deprisa y corriendo, como una reforma cosmética para poder ofuscar a los mercados mal; si se ha hecho por obligación de la UE con más razón es obligatorio explicarlo.









Además la reforma es un bluf, ya que delega el auténtico techo de gasto a una Ley Orgánica posterior. Nos toman el pelo en todo.











Pero en el meollo de la cuestión, no tengo más remedio que dar la razón a los que piensan que es necesario un techo de déficit, exactamente como en nuestra casa, sólo podemos endeudarnos en una cantidad, so pena de quebrar. El límite esta relacionado con las perspectivas de crecimiento, los ingresos reales y sólo debe hacerse en materia de bienes para el incremento de la producción. Podemos costearnos el estado de bienestar del que somos capaces y no más. Y desde luego, esta reforma no está obligada a referéndum pues es de parte no esencial de la Constitución.







¿Qué trampa saducea preparará el Presidente a la odiada derecha? ¿El 15m, los agentes sociales, la imposibilidad de realizar unos presupuestos pactados y pensados, o todo junto? Cualquier cosa. ¿Hay algo más claro que esto para demostrar que, con tal de salir en la foto, el Presi se carga España, la Constitución y hasta el PSOE?







Me sobresalto soñando, una pesadilla, algo así:








"España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores del ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, el techo de déficit, la igualdad y el pluralismo político".

No hay comentarios: