10 ene. 2011

Etnología y cultura, linajes

La Travesía del Hombre, documental producido en 2002, ripeado del DVD publicado en España el 22-Enero-2009, avalado -pero no producido- por National Geographic, narra las investigaciones de Spencer Wells, genético que ha recopilado miles de muestras de sangre tomadas en distintas partes del mundo, para estudiar su ADN. Wells ha deducido que todos los seres humanos descendemos de un sólo hombre que vivió en África hace unos 60 mil años.

















El programa sigue a Wells en la travesía que realizó para replicar la salida del hombre de África y su posterior dispersión por el mundo. "Hemos trazado el árbol genético de la Humanidad buscando indicadores genéticos que se encuentran en la sangre y que se transmiten de generación en generación. Es un trabajo en el que ha colaborado gente de todo el mundo", señala Wells. La investigación genética lo lleva primero hasta África, donde surgieron los primeros humanos. En ese lugar Wells visita a los bosquimanos o sans: "son la tribu más antigua del mundo. Su ADN puede rastrearse 60 mil años en el pasado. Los primeros humanos en abandonar África son los ancestros de este pueblo".















Nuestra investigación muestra que sus parientes lejanos se fueron de África y comenzaron a trazar el árbol genealógico de la Humanidad. De ellos partieron todos los colores, los credos y las nacionalidades que existen hoy", asegura. Wells indicó que se sabe que los primeros hombres emigraron de África hace unos 50 mil años debido a la hambruna ocasionada por la última era glacial que sufrió la Tierra, y en la cual los desiertos, como el del Sahara, se extendieron y las especies de animales disminuyeron. “Zonas de praderas se convirtieron en desiertos y las presas escasearon. Los cazadores que antes atrapaban fácilmente el alimento, ahora lo buscaban con desesperación.















La Humanidad estaba a punto de extinguirse”, detalla. La siguiente parada de los antiguos humanos fue Australia. Allí, la investigación comprobó que los aborígenes australianos comparten los mismos ancestros con los bosquimanos actuales. “La sangre de los aborígenes australianos me dice que han heredado un marcador muy antiguo africano, de unos 50 mil años, mientras que los africanos no tienen ningún rastro en la sangre de los aborígenes australianos. Entonces, el tráfico humano se produjo en un solo sentido: de África a Australia”, puntualiza. "Antes de realizar la película conseguimos muestras de sangre en la India.
















Apareció un marcador en la sangre, una variación igual a la de aborígenes australianos. Con esto pudimos demostrar que sus antepasados deben haber tomado una ruta que pasó por la India cuando salieron de África", explica Wells. Poco después, un segundo grupo de africanos viajó hacia el norte, estableciéndose en el Medio Oriente, la India y luego en Asia Central. De este segundo grupo viajó gente a China, y no volvieron a tener contacto con otros humanos. Tras generaciones, desarrollaron la apariencia física que hoy los caracteriza. Los primeros hombres que llegaron a Europa, en tanto, provenían de Asia Central, dice Wells. "Pareciera ser que la humanidad llegó hasta Asia Central y permaneció allí unos 10 mil años antes de que salieran grupos a poblar el resto del mundo. Por eso todos los descendientes de estos pueblos que ahora habitan el planeta tienen el ADN de un único hombre que vivió en Asia Central hace 35 mil años". El genético afirma en el documental que los chinos, rusos, indígenas americanos, europeos, hindúes y demás grupos étnicos del planeta tienen un marcador genético en común, que han heredado a través de su historia.

















La separación por razas, acotó, ocurrió hace apenas unos 20 mil años, condicionada por el lugar y el clima, pues a menor calor era necesario reducir la cantidad de melanina (sustancia que da el color de la piel) y, por ende, poseer una tez más clara para absorber los rayos solares y producir vitamina D. De Asia Central partieron también hasta Siberia, para luego cruzar el círculo polar Ártico, adaptándose a temperaturas inferiores a los 70° bajo cero. "Este segundo grupo de siberianos son los ancestros de los indígenas americanos. Nuestra investigación ha demostrado que la mitad de ellos desciende de un sólo hombre que cruzó el Estrecho de Bering hace 13 mil años, lo que sugiere que el grupo de viajeros que cruzó de Asia a América contaba con sólo dos o tres hombres", asegura Wells.







El experto concluye que todos los seres humanos tienen un ancestro común "de hace apenas dos mil generaciones, lo que disminuye drásticamente la importancia genética del concepto de raza".

Este estudio es uno entre muchos de los realizados por instituciones de investigación estatales y no estatales, universitarias y no universitarias de todo el mundo pero lo cito por su característica de trabajo público ya que muchos otros estudios son de carácter por lo menos discreto.
















En esta gran expansión, se conformaron los pueblos y las razas como descendientes de linajes; con el tiempo el aislamiento de los pueblos dio paso a una expansión que creó pueblos mestizos en los límites de los territorios, dio lugar a mezclas de pueblos nómadas que se establecían temporalmente en territorios.














Ejemplos de esto son las expansiones nórdicas que proceden de mezclas raciales existentes en el Cáucaso, que se desplazaron a Escandinavia para luego desparramarse en el sur, en las sucesivas oleadas de los pueblos asociados a las culturas preceltas, celtas, nórdicas y eslavas.








En España, es de destacar el caso de las culturas del vaso campaniforme que desde la península se extendieron por todo el área indoeuropea; en el colegio hablaban con cierta imaginación de la primera proyección cultural de España en Europa; y el caso vasco, pueblo que, siendo heredero de grupos de linaje caucásicos preindoeuropeos, dominó y se convirtió en élite cultural de pueblos indoeuropeos posteriormente.















En relación con los tiempos actuales, las poblaciones, gracias a la movilidad producida por la tecnología, se desplazan a distancia por razones de trabajo, gusto o necesidad creando espacios cada vez más multiétnicos.







Este es el caso de los USA; pero en ellos prevalece una cultura aunque influida y modificada, así, hasta 1914 se entendían como herederos de la cultura británica y a partir de ahí, pasada la edad de la inocencia, se entendieron como hijos de Europa (Occidente) mitificada en el París de la torre Eiffel; hoy día su cultura está más influida por grupos étnicos distintos.

No hay comentarios: