1 ago. 2011

El caso Camps










Parece que -¡por fin!- ha dimitido el que fuera presidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps. A Camps se le acusaba de haber recibido de la trama Gürtel regalos (unos trajes) por valor de 14000 euros. A pesar de que, en una primera ocasión, el caso fue archivado, parece que a instancias del Supremo, fue reabierto y tras las elecciones del 22 de mayo, con Camps reelegido para el puesto de Presidente de la Comunidad por mayoría absoluta, ha sido finalmente citado a juicio.



















Las lineas rojas establecidas por Rajoy eran que si Camps era citado a juicio se daría como culpable, el castigo y el crimen tienen muy poca entidad, o dimitiría; ha optado por esto último porque dice que tiene la seguridad de salir inocente. A Rajoy se le ha quitado un peso de encima, y él cree que la llegada a la victoria electoral será por autopista. Pero yo quiero incidir en un hecho: la poca entidad económica del delito. Algunas de las pruebas aportadas por el juez instructor (Garzón) han sido anuladas por no respetar el privilegio abogado-cliente y todo es producto de una investigación llevada a cabo por la fiscalía anticorrupción y el diario El País, vamos el colmo del equilibrio y la ecuanimidad.
















Cualquiera que esté al corriente de lo que se gasta en los presupuestos de una comunidad autónoma debe de estar alucinando; es decir que los trajecitos equivalen a algo así como un caramelo. Sólo escuchar las soflamas críticas, de eminencias como el ministro Blanco, se me revuelven las tripas; y no porque no crea que en Valencia hay corrupción, que creo que la hay, sino porque estos sepulcros blanqueados, estos jueces, estas fiscalías no han conseguido probar nada y ahí está Zapatero, Rubalcaba, la cúpula policial pringada con el chivatazo a ETA, y ahí están las conversaciones delictivas con ETA pringando a Eguiguren y al PSE.

No hay comentarios: