6 ago. 2011

Una causa justa

Ignacio Sánchez Cámara ha escrito un libro sobre el momento difícil que está pasando la familia ya sea en España, en el resto de Europa y en el Occidente desarrollado. Desde luego, hay quienes se han preocupado de agudizar las contradicciones entre la sociedad posmoderna y la vida de la comunidad humana que gira inevitablemente sobre la familia.
















Para él, "así hoy es preciso escribir en defensa de la familia es porque se trata de una institución agraviada y agredida". Como ha expresado en COPE, "son ataques que ha habido en otras épocas, pero han tenido cierta pujanza de unos años para acá, pero en las últimas legislaturas ha tenido más agresiones".












La facilidad del divorcio, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto o la clonación terapéutica, pero también la ausencia de ayudas económicas y sociales por parte de los poderes públicos, son algunos de los ataques que sufre en la actualidad. “En términos comparativos entre España y otros países faltan ayudas, muy especialmente con la educación”, ha dicho Sánchez Cámara en La Linterna, a lo que ha continuado diciendo que “los políticos ven en la familia como un rival, los poderes con más propensión autoritaria quieren tener ciudadanos aislados y con ningún poder”.








Con este ensayo, el autor pretende hacer un diagnóstico del estado de la familia, así como una defensa de la misma ante las citadas agresiones. Una profunda reflexión acerca de la institución mejor valorada por la mayoría de las personas –según revelan una y otra vez las encuestas−, la única necesaria e imprescindible. “Si definimos la familia como la institución que se dedica a la transmisión de la vida, lo que no está orientado a ello no lo es, ha terminado diciendo el autor en La Linterna.





La extremada facilidad con que se rompe el matrimonio, y no me refiero solamente a lo legal, teniendo en cuenta que el material humano es el de siempre, tiene que ver con un sistema educativo y propagandístico que coloca al individuo por encima de todo.












Qué decir del aborto, favorecido en nuestro mundo y en el Tercer Mundo por unos poderes internacionales rígidamente empeñados en reducir drástica y violentamente la población humana, con un maltusianismo de salón. Es necesario preparar un ecosistema social que promueva y respete la paternidad responsable, de manera que las mujeres sientan atractivo en la maternidad.




Las absurdas ideologías de género que se nos imponen, no nos llevan a más libertad sino a más esclavitud.





Se trata de un excelente análisis de nuestra decadencia y sus causas desde una perspectiva simplemente racional.

1 comentario:

Modestino dijo...

El viernes, 12 de agosto Ignacio Sánchez Cámara habla del libro en el Palacio de Congresos de Jaca.