3 feb. 2011

Las revueltas árabes

Se ha producido una extraña revuelta que, a toque de corneta, ha trastornado a un montón de países árabes. Todo comenzó a finales de enero cuando en unas protestas en Túnez, por la carestía de la vida, un individuo se quemó a lo bonzo tal y como hicieron en la guerra de Vietnam.





Los jóvenes árabes ya no viven en la sociedad tradicional, quien más quien menos ha recibido una instrucción y está en condiciones de ponerse en comunicación con el mundo por televisión, teléfono móvil e Internet. Es verdad que han proliferado blogueros, redes sociales y buscadores populares pero yo estoy pensando que detrás de esta extraña unanimidad está la CIA. Me diréis ¿por qué la CIA? Pues porque hoy día USA es el poder monopolar, y el único en condiciones de montar algo así.




















Quizá han comprendido la enorme olla a presión en que se ha convertido el mundo árabe y han decidido dejar salir el gas. En Egipto, El Baradei me recuerda mucho al general Espínola, el de la revolución de los claveles portuguesa, que luego fue desbordado por los hechos. Los islamistas cuentan con dinero e instituciones de caridad que les proporcionan una magnífica red.







Al Jazeera, la pinturera televisión quatarí, amiga de los amigos de Ben Laden y enemiga de los regímenes árabes llamados moderados, es decir, amigos de los americanos, se ha cobrado una pieza importante al poner a los Ben Alí y Mubarak de este mundo en la picota y, como hiciera Marco Antonio en la oración fúnebre de Julio César, cabe utilizar la sorna para mantener que Brutus/ Jazeera son gentes "honorables".


















Pero y ahora, ¿qué? ¿Va a conseguir El Baradei encabezar la revolución pacífica de la inexistente clase media egipcia? ¿Serán los laicos tunecinos capaces de encontrar la estabilidad democrática conjurando la presencia de los durmientes islamistas? ¿Desaprovechará Al Qaida la oportunidad de la revuelta en Yemen para hacerse definitivamente con el poder en el desértico y estratégico país? ¿Qué futuro le espera a la siempre frágil Jordania? ¿No estará acaso Irán esperando la ocasión para profundizar en la desestabilización de la zona a través de Hamas y Hezbollah? ¿Qué opciones políticas y estratégicas quedan para un Israel sometido a presión y a cerco? ¿Cuáles son las barajas residuales en manos de los americanos y sus aliados occidentales para promover estabilidad, prosperidad y democracia en la zona?










Que nadie derrame una lágrima por el sátrapa caído. Que nadie ahorre un grito a favor de la libertad. Que nadie pretenda traficar estabilidad con injusticia. Pero que nadie se llame a engaño; repentinamente abierta la caja de Pandora, tardarán los vientos en volver a su redil. Quieran los hados que sus remolinos no nos cojan desprevenidos. Son muy traicioneros. Y soplan desde muy cerca.

No hay comentarios: