13 nov. 2010

Berlanga











Esta mañana hemos sabido de la muerte del gran cineasta español Luis García Berlanga. Es una de esas personas que representa al tiempo que te ha tocado vivir. Desde que tuve uso de razón, es decir cierta capacidad para disfrutar con el cine de adultos, he reído, admirado y comprendido la divertida y amable, o no tan amable, crítica a la sociedad española que ha supuesto este cineasta.








Es admirable con qué inteligencia se reía Berlanga de la censura y cómo nos muestra los defectos, las virtudes y el humor de una sociedad. Para ello siempre ha contado con un elenco de actores excelentes, perfectamente adaptados a ese papel en el que se humaniza el tópico y pierde frialdad.
















Su cine se caracteriza por su mordaz ironía y sus ácidas sátiras sobre diferentes situaciones sociales y políticas.


















Cuando vi su cine por primera vez me tocó reír con "Bienvenido, Mister Marshall" y "Calabuch".

















Luego, la mordaz crítica del tardofranquismo y de la transición "La Escopeta Nacional", "Patrimonio Nacional" y "Nacional III" que vi en pantalla grande, pero la escena que me ha hecho disfrutar más no es de estas películas sino de "El Verdugo", cuando el pobre desgraciado verdugo es citado sin escusa ni pretexto dentro de las cuevas del Drach, utilizando el gris y plúmbeo lenguaje administrativo, por dos guardias civiles con tricornio que aparecen remando en el lago interior.



























Luego disfruté de las divertidas tertulias de la tarde de los sábados en RNE l.





































Hasta siempre, y descanse en paz el gran cineasta y empresario del cine español.

No hay comentarios: